Kinect para la Xbox 360 ya está aquí

Kinect, el dispositivo de interacción sin mandos de Microsoft para la consola Xbox 360, ha llegado a España con el objetivo de unir a las personas a través de una diversión interactiva sencilla que no requiere de un “libro de instrucciones” para aprender a jugar.

“Para mucha gente el utilizar un mando con muchos botones es muy lioso y por eso nos propusimos crear un sistema de control en el que nadie, no importa lo mayor que fuera o cuánto tiempo hubiera pasado con los videojuegos, pudiera involucrarse rápido y divertirse sin tener que recurrir a un libro de instrucciones”, ha explicado hoy en una entrevista con Efe el director creativo de Kinect, Kudo Tsunoda.

El dispositivo persigue por encima de todo el poder disfrutar de una experiencia interactiva sin necesidad de florituras técnicas, una diversión sencilla y “natural” para todos.

“Todo el mundo, a excepción de los bebés, sabe cómo utilizar su cuerpo y su voz y nosotros queríamos sacar adelante este sistema de control con cosas que la gente supiera usar en su vida ordinaria. Así que todos van a saber jugar a Kinect, todos van a gozar de una diversión instantánea”, ha apuntado Tsunoda, que se encuentra en Madrid para promocionar esta tecnología.

La nueva herramienta de Microsoft, que abre su consola Xbox 360 a una audiencia más amplia y casual hasta ahora monopolizada por la Wii de Nintendo, reconoce el cuerpo, la cara, los movimientos y la voz de los jugadores gracias a una cámara en 3 dimensiones, un sensor de profundidad, un micrófono y un procesador.

Un total de 15 videojuegos para Kinect llegan hoy a las tiendas, la mayoría de ellos deportivos y sociales, muy lejanos al ideal de título deseado por los jugadores expertos o “hardcore”.

Tsunoda ha asegurado que se trata de un dispositivo “estupendo” para familias y nuevos jugadores, sin embargo también considera que los usuarios expertos lo disfrutarán porque permite aprender y superarse con la práctica y porque “a nadie le gusta pasar una hora leyendo cómo utilizar un videojuego”.

Uno de los aspectos que el director creativo ha ensalzado de Kinect, y que considera su mayor potencial de cara a su evolución futura, es que provee al usuario de herramientas que puede utilizar en su día a día. A él, por ejemplo, Kinect le ha enseñado a mover el esqueleto y a superar la vergüenza que sentía al bailar.

“He jugado a las consolas desde que era un niño y si todo este tiempo me hubieran enseñado cosas útiles para otros ámbitos de mi vida, habría aprendido tanto que ahora sería la persona más súper formidable de todos los tiempos”, ha bromeado Tsunoda.

Además de la diversión y de la capacidad pedagógica, el director creativo ha destacado la vertiente social de Kinect que, a diferencia de otras tecnologías que “están construyendo una barrera entre las personas”, acerca y hace interactuar a la gente.

En cuanto a la oferta de títulos compatibles, Tsunoda ha asegurado que compañías desarrolladoras de todo el mundo ya trabajan en nuevos videojuegos porque están “emocionadas” con las posibilidades que ofrece Kinect: “Les aporta nuevas herramientas para hacer reales las experiencias que han ideado en sus cabezas”.

Con el lanzamiento de Kinect, se espera aumentar el parque de consolas Xbox 360 en España en un 70 por ciento. En Estados Unidos, las unidades de esta nueva tecnologías distribuidas en las tiendas se agotaron en cuatro días. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.