Flaquer niega irregularidades en el patrocinio del Mundial de Ciclismo

El diputado y ex conseller de Turismo Joan Flaquer (PP) ha afirmado hoy ante el juez del “caso Palma Arena” de supuesta corrupción que no apreció “ninguna irregularidad” en el convenio de patrocinio por parte del Instituto Balear de Turismo (Ibatur) del Mundial de Ciclismo celebrado en el velódromo.

Flaquer ha declarado durante aproximadamente una hora ante el juez José Castro, que investiga este extenso caso de supuesta corrupción en torno a la construcción durante la legislatura pasada del velódromo Palma Arena, que costó más del doble de lo presupuestado.

El ex conseller ha sido preguntado acerca de este convenio firmado por él en la legislatura pasada como responsable del Ibatur por una cantidad de 350.000 euros y otorgado a la agencia de comunicación Nimbus, la misma que realizó la campaña electoral del PP en 2007 y que supuestamente se beneficiaba de un trato de favor del Govern balear.

“En atención a su cuantía, leí lo que firmaba”, ha afirmado el ex conseller respecto al convenio después de asegurar que cuando se le presentaba a la firma un expediente suponía “que su tramitación había sido correcta”.

Asimismo, ha justificado su cuantía comparándolo con otros convenios como el Eurobasket patrocinado por el Ibatur por el mismo dinero.

En cuanto a la aplicación de los fondos para el patrocinio, Flaquer ha indicado que, sin querer con ello “derivar responsabilidades a otras personas”, su misión no era comprobarlo, aunque ha añadido que él vio personalmente que se colocaron vallas de publicidad del turismo balear durante el campeonato.

El diputado autonómico ha recordado que el dueño de Nimbus, Miguel Romero, “siempre ha dicho que no hubo facturación falsa con ocasión del patrocinio”, y ha añadido que desconocía las relaciones entre el ex presidente del Govern Jaume Matas (PP) y el propietario de Nimbus.

Asimismo, ha afirmado que no sabe si existían instrucciones para que la organización del mundial de ciclismo recibiera un trato de favor y ha considerado “perfectamente congruente” que se patrocinara el campeonato en un velódromo pagado con dinero del Govern.

Respecto a si se pagó a Nimbus antes de que llevaran a cabo los trabajos de patrocinio, ha explicado que el dinero solo se entrega cuando se justifica el uso que se le ha dado.

Después de Flaquer ha declarado el ex secretario del Ibatur Miguel Ángel Bonet, quien se encargó de decidir cómo se articularía patrocinio del mundial.

Bonet, defendido por Gaspar Oliver, ha explicado al juez que se le dijo que había “urgencia” para hacer el patrocinio y que, por ello, optó por el convenio de colaboración y no por un contrato.

De hecho, el expediente de patrocinio se tramitó en un fin de semana, ya que la petición se cursó un viernes y al lunes siguiente se comunicó a Nimbus que se le otorgaría, algo que, según Bonet, no habría sido posible con un contrato.

Ha defendido, sin embargo, que el convenio se ajustó a la legalidad y ha añadido que “en ningún momento” oyó “que hubiera alguna falta de justificación del gasto del patrocinio”, al tiempo que ha asegurado que no es posible que la entrega del dinero se hiciera a la firma del mismo.

El fiscal ha preguntado a Bonet qué sentido tiene que Nimbus recibiera antes de la Fundación Illesport del Govern 850.000 euros para promocionar las Islas Baleares y que luego el Ibatur le entregara 350.000 más para la misma finalidad, a lo que ha respondido que “eso son decisiones políticas” en las que él no entra. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.