Los locales de ocio nocturno tendrán línea directa con la policía antidroga

Las discotecas y locales de ocio nocturno de Baleares dispondrán de un canal de comunicación directa con los responsables de las fuerzas de seguridad dedicadas a la lucha contra las drogas en la comunidad para combatir el consumo de sustancias estupefacientes en estos establecimientos y su entorno.

Esta medida ha sido acordada hoy en la reunión informativa del “Plan operativo contra el tráfico interior y de distribución de drogas en centros de ocio y diversión” en la que han estado presentes responsables del Govern, del sector de las discotecas y los locales de ocio nocturno y de las fuerzas de seguridad.

El delegado del Gobierno en Baleares, Ramón Socías, que ha presidido el encuentro ha subrayado que, aunque la cifra de incautaciones “se ha ido reduciendo” en los últimos años, es todavía necesaria la colaboración entre las dos partes, policía y empresarios del ocio, y, para ello, mejorar su comunicación.

Los dueños de establecimientos han solicitado como apoyo más presencia policial de paisanos en los locales y también en las zonas donde se celebra el denominado “botellón”, y se ha acordado también impulsar la detección de nuevas sustancias que puedan entrar en las islas con el turismo y reunirse al menos tres veces al año.

Las reuniones se celebrarán en marzo, para poder preparar adecuadamente la temporada de verano; en octubre, para analizar los resultados de dicha temporada, y antes de las fiestas de navidad, que es otra de las fechas en las que más gente se concentra en las zonas de ocio, según ha detallado el delegado del Gobierno.

En estas reuniones estarán representantes de la Asociación de Empresarios de Salas de Fiestas, Discotecas y Similares de Baleares, de los departamentos de Consumo e Interior del Govern, de las fuerzas de seguridad del Estado y de la Delegación del Gobierno.

Este plan de actuación en zonas de ocio es la tercera fase del que se inició hace seis años en el entorno de los centros escolares -“y que ha dado muy buen resultado”, según Socías- y trata de atacar al narcotráfico desde la prevención, no solo entre niños sino hasta jóvenes de 30 años.

“El objetivo es que el director de la sala, el camarero o los responsables de seguridad puedan establecer contacto con las fuerzas de seguridad en cuanto vean un elemento sospechoso, alguien que entre y salga mucho del baño, etc.”, ha explicado en rueda de prensa el delegado del Gobierno.

Asimismo, dado que la isla es un lugar de entrada de turismo joven importante -“referentes a nivel mundial y blanco de introducción de nuevas sustancias”, ha apostillado Socías-, otro de los retos que se han marcado hoy es el de hacer un mayor trabajo de laboratorio, para detectar estas sustancias aún no tipificadas.

Una vez que se detecten y se constante un consumo entre la población, el laboratorio de Sanidad dependiente de la Delegación del Gobierno remitirá sus informes a los órganos competentes para que tipifiquen la sustancia encontrada.

Algunas de estas medidas ya se han comenzado a poner en marcha. Es el caso de la comunicación que existe ya entre las fuerzas de seguridad y las discotecas y bares de las islas para advertir de conflictos o denunciar consumo de drogas en sus locales, si bien no tan directo como se propone ahora.

Este intercambio de información ha dado ya sus resultados y, de hecho, el delegado del Gobierno ha destacado que este año no se ha producido ningún problema ni incautación en los centros de ocio de las islas relacionados con las drogas, “cuando los otros años sí”.

No obstante, Socías ha reconocido que la batalla continuará porque “mientras haya consumidores habrá gente que venda”, pero ha augurado que se ganará “con constancia, perseverancia y la educación” de las nuevas generaciones. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.