PP y UM aprueban paralizar el proyecto del tranvia de Palma

El pleno del Ayuntamiento de Palma ha aprobado hoy exigir “la paralización inmediata” de todas las actuaciones que llevan a cabo el Govern y el consistorio para implantar el tranvía en la ciudad, con los votos a favor de los ediles del PP y Unió Mallorquina (UM) y en contra de los demás.

La decisión ha sido adoptada en un pleno extraordinario convocado a petición del PP y UM a raíz de que el pasado 4 de noviembre salió a información pública un estudio de alternativas sobre el primer tramo del futuro tranvía de Palma.

El pleno ha aprobado la proposición del PP que incluye que el rechazo manifestado se remita con urgencia a la Conselleria de Medio Ambiente y Movilidad para que sea considerado como alegaciones al estudio informativo.

El portavoz del grupo municipal popular, Julio Martínez, ha acusado al gobierno municipal de presentar un estudio sobre el tranvía de Palma a seis meses de las elecciones municipales con fines electoralistas.

“Han tenido toda una legislatura para hacer el tranvía pero no es de recibo que quieran hacerlo cuando estamos acabando la legislatura sin ningún tipo de consenso”, ha asegurado Martínez, quien ha insistido en que la propuesta responde a “una necesidad electoral de una izquierda desorientada, sin capacidad de reacción a la crisis económica y sin proyecto alternativo al del PP para Palma”.

Martínez ha asegurado que el equipo de gobierno ha incumplido un acuerdo del pleno del pasado 29 de marzo de 2009 que indicaba que el informaría previamente y consensuaría con los vecinos el modelo del futuro tranvía de Palma, por lo que ha acusado al equipo liderado por la alcaldesa, Aina Calvo, de “chulería y prepotencia”.

“Ustedes han presentado un estudio sin consensuar y quieren imponer en minoría un modelo que puede hipotecar a futuros gobiernos a menos de seis meses de unas elecciones”, ha afirmado Martínez.

Martínez ha dicho que el PP no se opone al tranvía pero ha cuestionado la idoneidad de destinar a él casi 400 millones de euros con problemas vigentes como la falta de financiación para el Palacio de Congresos.

“No nos gusta el modelo de tranvía que están proponiendo porque no queremos un tranvía caracol que no da respuesta a los problemas de movilidad de los ciudadanos residentes de Palma”, ha afirmado en relación a que es un medio pensado para los turistas.

Por parte de UM, su portavoz municipal, Llorenç Palmer, ha reclamado con el tranvía “la misma forma de actuar que con la Playa de Palma” y que se detenga porque “no hay ningún tipo de consenso” hacia el proyecto. Ha acusado al gobierno de Palma de actuar como si tuviera mayoría y ha dicho: “Han tenido tres años para hacer el tranvía con nuestro voto”.

El concejal de Función Pública y Movilidad, José Hila, ha pedido al PP que no intente paralizar el tranvía porque lo lleva en su programa electoral desde 1999 y lo incluyó en el plan director de transportes de la comunidad autónoma de la pasada legislatura.

Hila ha subrayado que el documento que se expone es “un estudio de alternativas con la propuesta elaborada por técnicos” para que los ciudadanos opinen sobre el trazado.

El portavoz del Bloc per Palma y teniente de alcaldesa y concejal de Bienestar Social, Trabajo, Participación y Cultura, Eberhard Grosske, ha asegurado que “hay un consenso social” de respaldo al tranvía porque es beneficioso para Palma, como apuesta por el transporte colectivo y medio amable y silencioso y “cuatro veces menos caro que el metro”.

Grosske ha asegurado que el tranvía “no es una imposición repentina y secreta como fue el metro” y sobre la petición de que el proyecto sea tratado como el plan urbanístico de la Playa de Palma y se detenga en busca de consenso, Grosske ha afirmado: “No quiero una salida de caballo y un frenazo de burro”. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.