“Que no aguanten ni un golpe más”

Alicia, Elena y Susana son tres mujeres que después de sufrir durante años malos tratos por parte de sus parejas han conseguido huir de ese horror. Ahora son personas nuevas, dicen con alegría, y piden a las víctimas que todavía soportan los golpes, “que no aguanten ni uno más”.

Las tres se encuentran en un centro de mujeres, donde en una entrevista con Efe, afirman que intentan dejar atrás los malos recuerdos y, aunque las heridas tardan en curar, poco a poco van quedando sólo las cicatrices.

Alicia, al igual que el de sus compañeras es un nombre ficticio, tiene 39 años y tres hijos. Aguantó durante un año y medio las palizas y las humillaciones del que fue su pareja. Un periodo corto en comparación con otras víctimas, reconoce ella, pero “lo suficiente” como para anularla como persona.

Al principio, cuenta, los maltratadores son encantadores, pero “encantadores de serpientes” y van quitando poco a poco la libertad.

“Lo primero que te quitan es la economía, yo no tenía ni un euro para llamar por teléfono”, relata Alicia, quien señala que las pocas veces que salía a la calle él la llamaba incesantemente para controlarla.

No puede explicar lo que sintió cuando recibió el primer puñetazo, pero sí recuerda que desde entonces no hubo un sólo día en el que él no la moliera a golpes.

“Dejé de mirarme al espejo porque siempre tenía la cara hinchada, un labio partido, deforme, me daba vergüenza”, reconoce con voz temblorosa.

Explica con dolor el “horror nazi” que sufrió. Cómo su pareja la tuvo dos días atada a la pata de una cama, sin luz, sin agua, o cuando la obligó a estar arrodillada durante cuarenta minutos, o cuando contó a un amigo de su agresor su drama, sin éxito. La delató.

Elena, de 39 años, aguantó más. Nueve años.

“Él llegaba a casa bien, pero a los cinco minutos empezaba a chillar hasta que pasaba a los golpes. Sabía dónde dármelos: en la cabeza, donde no se notaban los moratones”, dice la mujer, quien lamenta que no se atreviera a contárselo a la familia.

Su pareja le llegó a tirar una plancha caliente. “Si no llego a arrodillarme me da”, añade Elena.

Susana tiene 35 años y es uruguaya. Tiene tres hijos. Vino a Madrid porque aquí vivía su abuela, quien le presentó al que le haría la vida imposible durante cinco años. En ese tiempo soportó palizas incluso estando embarazada.

Apunta que antes de que se fueran a vivir juntos él ya daba indicios de que lo que más tarde se convirtió en un horror y asegura que lo que más le dolía era la manera que tenía de hablarla: “Sus palabras eran tan duras que a veces pensaba que prefería un guantazo”.

Recuerda las noches sin dormir, abrazada a la almohada, rezando para que el hombre no matara ni a sus hijos ni a ella. Su huida fue difícil, pero lo consiguió.

Las tres mujeres están marcadas de por vida pero tienen ganas de empezar de nuevo.

Alicia dice que cuando llegó al centro de mujeres no hablaba, su maltratador le había borrado la sonrisa a golpes. Pero se siente con fuerzas para decir a las mujeres maltratadas que busquen ayuda. Que no teman. Que confíen en los demás.

“Son mujeres muy valientes. Les pido que no aguanten ni un golpe más, ni un insulto, ni una amenaza, porque son grandes luchadoras. Si aguantan el maltrato, ¿cómo no van a aguantar una nueva vida?”, subraya, y añade con orgullo: “Yo ahora me conozco y me gusta cómo soy”.

Elena tiene ilusiones. Quiere estar el mayor tiempo posible con sus hijos y buscar trabajo.

Susana, al igual que sus compañeras, quiere empezar otra vez y anima a las mujeres a que denuncien: “No pueden ir por la vida impunes, haciendo destrozos por la vida, matándonos como si fuéramos animales”, dice de los maltratadores.

Manifiesta con indignación que los agresores dejan a sus víctimas muertas en vida y hay que “plantarles cara”.

Ella ahora quiere crear un hogar, un deseo “simple”, y encontrar un trabajo, si es posible de comercial, que es lo que a ella le gusta. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.