La Eurocámara pide que el pacto antipiratería no contemple la desconexión de internet a los infractores

El pleno del Parlamento Europeo (PE) pidió a la Comisión Europea que el Acuerdo Comercial Antifalsificación (ACTA, en sus siglas en inglés) no afecte los derechos fundamentales o la legislación europea de protección de datos y propiedad intelectual.

Los eurodiputados, reunidos en Estrasburgo (Francia), afirmaron ser conscientes de que “el acuerdo no va a solucionar el complejo problema de la falsificación”, pero consideraron que es “un paso en la dirección correcta”.

ACTA, cuya versión final fue redactada a principios de octubre en Tokio tras tres años de negociaciones, fue respaldado definitivamente la semana pasada por la Unión Europea (UE), Estados Unidos y otros nueve países.

El pacto pretende reforzar los derechos de propiedad intelectual para combatir las falsificaciones y la piratería de ropa de marcas de lujo, música o películas, entre otros bienes.

La resolución de hoy, presentada por los grupos del Partido Popular Europeo y los Conservadores y Reformistas Europeos, ha sido aprobada por el pleno con 331 votos a favor, 294 votos en contra y once abstenciones.

Por medio de ese texto, los eurodiputados establecen sus “líneas rojas” para la futura aprobación de ACTA y recuerdan que el nuevo Tratado de Lisboa amplió los poderes de la Eurocámara ante los acuerdos internacionales, de forma que será necesario su consentimiento para que el pacto pueda entrar en vigor.

En primer lugar, solicitan a la Comisión Europea que confirme que la aplicación de ACTA no afectará a los derechos fundamentales y a la protección de datos, ni a los esfuerzos de la UE por armonizar las medidas de ejecución de los derechos de propiedad intelectual o el comercio electrónico.

La Eurocámara celebra que la Comisión haya afirmado que las disposiciones de ACTA relativas a los procedimientos de protección de los derechos de autor en el contexto digital, “se efectuarán en pleno acuerdo con el acervo de la Unión”.

También aplaude el compromiso de la Comisión de que no se incluirán en el acuerdo ni las búsquedas personales ni el procedimiento conocido con el nombre de “tres avisos” (la desconexión de internet de quienes cometan más de tres infracciones de la ley de propiedad intelectual).

La resolución señala igualmente que la transparencia de las negociaciones internacionales del acuerdo “ha mejorado sustancialmente”.

Asimismo, subraya la importancia “para las empresas europeas y los puestos de trabajo en la UE” de salvaguardar las indicaciones geográficas, y reconoce los esfuerzos realizados por la Comisión para incluir en el ámbito del ACTA la protección de las mismas.

No obstante, lamenta que el acuerdo no defina el término “indicaciones geográficas falsificadas”, ya que “esta omisión podría generar confusión o, como mínimo, complicar la acción de las autoridades administrativas y judiciales al interpretar y aplicar el ACTA”. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.