El sector hotelero pide al Govern políticas económicas “excepcionales”

La Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) y la Agrupación de Cadenas Hoteleras (ACH) han pedido hoy al Govern que ponga en marcha políticas económicas “excepcionales” para que Baleares pueda emprender la vía de la mejora de la competitividad y adaptarse a la demanda turística.

Ambas federaciones han solicitado al Ejecutivo balear “políticas efectivas” para “acortar” el actual periodo de crisis y la resolución de los problemas estructurales de Baleares como destino turístico, y recuperar de forma sostenida las tasas de crecimiento.

Representantes de ambas entidades se han reunido hoy con el conseller de Economía y Hacienda del Govern balear, Carles Manera, según han informado estas dos federaciones en un comunicado conjunto.

Ambas sugieren que, a pesar de la prórroga de los presupuestos de 2010, se mantengan las inversiones en infraestructuras turísticas y los incentivos a la desestacionalización porque son “necesarias” para estabilizar la demanda.

Durante el encuentro han trasladado su preocupación empresarial por las “implicaciones” que tendrá la prórroga de los presupuestos de 2010 sobre el sector hotelero.

“En especial, en el capítulo de inversiones y respecto a los planes de acción de las consellerias clave para el sector”, se indica en la nota.

El titular de Economía ha aclarado que el recorte del gasto público previsto para 2011 no se debe a la prórroga de las cuentas de la Comunidad, sino a la necesidad de cumplir el objetivo de la Unión Europea (UE) relativo a que las comunidades no pueden endeudarse más allá del 1,3% de su presupuesto.

En 2011, ha recordado Manera, la inversión pública en Baleares, del Estado y de la Comunidad, alcanzará los 894 millones.

Los representantes de las dos federaciones han puesto sobre la mesa la importancia que tiene para el sector hotelero la reconversión de la Playa de Palma, de manera especial para que Mallorca sea competitiva respecto a otros destinos nacionales e internacionales.

En este contexto, se han mostrado partidarios de articular mecanismos de ayuda que incentiven la salida del mercado de la oferta obsoleta, así como la solución a “reivindicaciones históricas” como el cambio de usos y los condohoteles.

El encuentro ha sido positivo, tal y como han reconocido ambas federaciones y el propio conseller, y se han comprometido a fijar un calendario de reuniones mensuales para analizar los asuntos que más preocupan al sector.

Entre los mismos se encuentran la regeneración de zonas turísticas, el cambio de modelo productivo, los incentivos a la inversión y a la desestacionalización y el establecimiento de “modelos inteligentes” de cooperación público-privada. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.