Nadal jugará las semifinales contra Murray

Rafa Nadal, ganó hoy su tercer partido de las Finales de la ATP, en Londres, al checo Tomas Berdych por 7-6 (3) y 6-1, y se clasificó para las semifinales de este torneo como primero de grupo.

Tras una hora y 54 minutos de duelo, Nadal rememoró la final de este año en Wimbledon frente al mismo rival. El español jugará su partido de semifinales mañana sábado contra el británico Andy Murray, número cinco del mundo a las 15:00 CET/14:00 GMT.

Transcurridos los primeros setenta minutos de duelo -lo que duró el primer set-, Nadal tenía ya asegurada su plaza en las semifinales del “Torneo de Maestros” de Londres.

Anotarse un set más en la liguilla inicial era el único requisito que necesitaba el de Manacor para dar el siguiente paso, después de que en sus anteriores encuentros venciera al estadounidense Andy Roddick (en tres sets) y al serbio Novak Djokovic (en dos).

Además, el hecho de que finalmente pudiera sellar esta última victoria, también en sólo dos mangas, confirmó que el ganador de tres Grand Slams esta temporada pasará a esa siguiente ronda como primero del grupo A, lo que lo llevará a enfrentarse con el segundo clasificado del B, Andy Murray, y no con el suizo Roger Federer.

El de hoy fue un partido ajustado, de lo más espectacular que se ha visto desde el arranque del torneo por el alto nivel que pusieron sobre la pista ambos jugadores.

Berdych y Nadal rememoraban su final del 4 de julio pasado en Wimbledon, cuando el español se impuso con contundencia. Esta vez la dureza y resistencia del checo complicaron mucho las cosas al español, que disputó este año su cuarta edición del torneo de maestros (en 2005 y 2008 se clasificó pero no llegó a jugar ningún partido por lesiones).

El checo, número seis del mundo, exprimió al máximo a Nadal, pues ya en su primer servicio lo amenazó con dos puntos de ruptura, que finalmente acabó salvando el español. El primero lo perdió por sí solito Berdych y, el segundo, Nadal lo defendió con un saque directo.

Desde ese momento, el partido prometió intensidad. En el quinto juego se repitió la hazaña, pero a la inversa. Entonces era Berdych el que servía y Nadal, que ha ganado siete títulos esta temporada. tuvo a su favor dos puntos de rotura que desaprovechó.

La igualdad se había instalado en la Central y los siguientes juegos se sucedieron sin un claro dominador. Sus reflejos funcionaron a la perfección y ambos hicieron un buen partido al resto.

No obstante, Nadal -con un total de cuatro “aces”- buscaba con prisas el punto cuando él tenía el servicio e incluso en el octavo juego dejó en blanco -único de esa manga- a su contrincante.

El duodécimo y último juego volvió a ofrecer emociones, aunque no un desenlace. Nadal tenía el saque. El marcador indicaba 15-15 cuando el español creyó que la pelota de su rival había botado fuera y levantó la mano para detener el juego.

A esa acción del mallorquín reaccionó el juez de línea declarando el punto para Rafa. Sin embargo, todo pareció ser un error de Nadal, pues su adversario pidió el “Ojo de halcón” y, efectivamente, demostró que la pelota había botado sobre la línea.

El juez cambió su decisión, y en vez de repetir el punto, se lo otorgó a Berdych. Eso desató la ira y la protesta de Nadal, que reclamó la consulta del supervisor. Todos entendieron que el español se había adelantado a detener el juego y que, por tanto, el punto debía recaer sobre el checo: 15-30.

Nadal se enfureció, e incluso hizo ademanes de dejar el partido, algo que no sucedió, sino que le espoleó aún más para encarar mejor su duelo y convencerse de que él debía ser el ganador.

Obligados a jugar el desempate, Nadal se creció, lució un buen servicio y enseguida se puso con ventaja de 4-2, para sentenciar después.

Tras un descanso con música discotequera y algunas entonaciones en apoyo de Nadal, se dio paso a la segunda manga, en la que el español se mostró mucho más resuelto y mejorado.

En el cuarto juego, éste rompió el servicio de su contrincante en la segunda opción que tuvo. La diferencia con el primer set (que duró setenta minutos) fue que en éste Nadal ya no estuvo dispuesto a dejar escapar las buenas oportunidades que le brindaba el partido.

Esta vez no tardó más que tres cuartos de hora en sentenciar a Berdych, jugador que no le gana desde los cuartos de final del Masters Series de Madrid en 2006 y que cometió un total de treinta y dos errores no forzados en este envite (frente a los trece de Nadal).

La derrota de Berdych en sólo dos sets dificulta las posibilidades del checo clasificarse como segundo del grupo A en las semifinales de esta competición, una situación que depende del resultado con el que solventen esta noche su encuentro el estadounidense Andy Roddick y el serbio Novak Djokovic. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.