WWF reclama al Gobierno que “cumpla” con el santuario balear para el atún rojo

El secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, ha reclamado a la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, que cumpla el compromiso asumido por su antecesora, Elena Espinosa, de crear un santuario para el atún rojo en Baleares.

Horas antes de que acabe la reunión de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), que se está celebrando en París, Del Olmo ha exigido a Aguilar que, en lo que se refiere al atún rojo, actué como “ministra de medio ambiente, no como ministra de pesca”.

Y como tal, le ha pedido que apoye un recorte en la cuota de captura desde las 13.500 toneladas actuales a menos de 6.000 que se asignarían a las flotas artesanales, como “aconsejan los científicos”.

Además, el secretario de WWF España ha recordado que la anterior ministra había anunciado la creación de un santuario para la reproducción del atún rojo al sur de Baleares, que el Parlamento balear ya tiene aprobado por consenso y que las organizaciones ecologistas y científicas tienen ya “delimitado”.

“Estamos en un momento crítico, el dictamen de la ICCAT es vital porque es la última oportunidad para esta especie emblemática y todo el mundo va a estar pendiente de lo que haga España, porque de ello dependerá el futuro del atún rojo”, ha apuntado.

No obstante, Del Olmo ha opinado que la postura del Gobierno Español hasta el momento ha sido “decepcionante” porque “se ha alineado con las posiciones más duras”, “las que favorecen y vienen dictadas al dedillo por un grupo empresarial pesquero muy pequeño, da un trabajo mínimo y genera un empleo mínimo”.

Por el contrario, “el Gobierno desoye la posición de las almadrabas y la de todos los pescadores artesanales, que suponen más de 2.500 empleos en España”, ha agregado.

La sobrepesca ha mermado de forma “alarmante” las dos poblaciones de atún rojo del Atlántico en los últimos años.

Según datos de WWF, la reserva occidental más pequeña ha descendido en casi un 90 por ciento desde los años 70 y ha sido clasificada como “gravemente en peligro de extinción”.

La reserva oriental más grande, con desoves en el mar Mediterráneo, está clasificada actualmente como en “peligro de extinción comercial y biológica total”.EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.