La izquierda abertzale anuncia un nuevo partido que “deberá rechazar el uso de la violencia”

La izquierda abertzale ha anunciado hoy en Pamplona el registro en próximas fechas de los estatutos de un nuevo proyecto político “de conformidad con los requisitos” establecidos en la ley de partidos.

El anuncio se ha hecho durante un acto en el que el dirigente de la antigua Batasuna Rufi Etxeberria y la alcaldesa de Hernani, Marian Beitialarrangoitia, han leído en castellano y euskera una declaración en la que se afirma que este nuevo partido “deberá rechazar el uso de la violencia o la amenaza de su utilización para el logro de objetivos políticos”.

En este sentido, han subrayado “que el compromiso de este nuevo proyecto con las vías exclusivamente políticas y democráticas debe ser firme e inequívoco, no sujeto a variables tácticas o factores coyunturales”.

“No hay cabida para forma alguna de coacción violenta en la estrategia independentista y socialista de este nuevo proyecto político y organizativo”, han destacado Etxeberria y Beitialarrangoitia arropados por más de trescientos militantes de la izquierda abertzale, algunos históricos entre ellos, en un acto en el que no se han admitido a preguntas.

La iniciativa, anunciada un día después del acuerdo entre PSOE y PP para modificar la ley electoral y posibilitar así la expulsión de las instituciones de electos de agrupaciones que se declaren vinculadas a Batasuna, es fruto del debate interno vivido en el seno de la izquierda abertzale, han dicho, y “un compromiso más” con “la nueva fase que ya se ha abierto en Euskal Herria”.

Han precisado así que este nuevo partido asume entre sus principios que “solamente desde el respeto a los principios democráticos se pueden concitar mayorías institucionales y sociales que hagan avanzar el proceso hacia un escenario de vigencia de los derechos individuales y colectivos en la senda de nuestro objetivos independentistas y socialistas”.

Por eso el nuevo proyecto asumirá como instrumentos de la acción política “el uso exclusivo de la movilización y adhesión popular, la desobediencia civil, la lucha ideológica y la participación político-institucional”.

De esta manera, “naciendo de la realidad y condiciones actuales”, la izquierda abertzale ilegalizada quiere “impulsar el sueño de tantas generaciones”, un “estado vasco para una Euskal Herria unida, independiente, euskaldún y socialista, construida sobre los valores del feminismo”.

Y para lograrlo han defendido la necesidad de este nuevo partido “comprometido con Euskal Herria” y “que en esta coyuntura histórica impulse un escenario de paz, involucrándose en la dinamización de un proceso de diálogo y negociación que resuelva democráticamente el conflicto, traiga a casa a todos los presos y presas, exiliados y exiliadas, e instale un escenario de respeto de todos los derechos individuales y colectivos”.

Otras bases políticas de la futura formación han indicado que serán junto a la independencia, el socialismo y una paz “basada en la justicia y la libertad”, la euskaldunización, el feminismo, la solidaridad internacionalista y antiimperialista entre los pueblos, y la democracia participativa.

Con estas referencias estratégicas la izquierda abertzale asegura que hará propuestas estratégicas para un proceso de “acumulación de fuerzas independentistas y soberanistas progresistas”, con capacidad e ilusión para modificar la actual correlación de fuerzas sociales e institucionales a fin de que ello permita “paulatinamente” provocar los cambios políticos y sociales que pretenden. EFE

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.