Lliteres se defiende diciendo que “falsificaron su firma”

El ex director de Relaciones Institucionales del Consell de Mallorca Josep Lliteres (UM) ha afirmado hoy al juez del “caso Maquillaje” que se falsificaron sus firmas en cuatro facturas de la institución insular por un total de 10.700 euros, por lo que ha dicho estar “muy enfadado”.

Lliteres, ex director general de Calidad Ambiental y Litoral del Govern en el presente mandato y actualmente miembro del Consejo Nacional de UM, ha declarado como imputado por este caso de supuesta corrupción, en el que se investigan presuntos desvíos de fondos desde el Consell al partido nacionalista en la legislatura pasada, cuando la institución estaba gobernada por UM.

El imputado perteneció al Comité Ejecutivo del partido durante la anterior legislatura, cuando ocupaba el cago de conseller insular bajo la presidencia de Maria Antònia Munar, quien era asimismo presidenta del Consell.

“No hay ningún dinero del Consell de Mallorca que vaya a UM”, ha afirmado Lliteres ante las preguntas del juez instructor, Juan Ignacio Lope Sola, acerca de varias facturas que pudieron servir para desviar fondos de la institución.

En cuatro de estas facturas, ha denunciado que se falsificaron sus firmas, como es el caso de una de un restaurante (con la fecha corregida), otra de una empresa de espectáculos y otra más con la fecha corregida.

Estas cuatro facturas, por un total de 10.700 euros, sirvieron para financiar la organización de unas charlas sobre inmigración que nunca se hicieron encargadas a Jorge Mandado, ex gerente de la Fundación Illesport, ex presidente de la Casa Argentina Balear y afiliado a UM, que declaró la pasada semana por este caso.

En una quinta factura que se le ha mostrado, por unos 100 euros, sí ha reconocido su firma, y se corresponde a una compra para las conferencias.

“Ignoro quién puede falsificar y retocar las firmas y fechas”, ha asegurado Lliteres, quien ha añadido que también desconoce por qué todas las facturas se presentaron un día después de las elecciones de mayo de 2007.

La semana pasada, Mandado explicó al juez que cobró 2.700 euros por estas charlas sobre inmigración nunca realizadas, que Lliteres ha reconocido haber autorizado.

A este respecto, Lliteres ha dicho recordar que autorizó la realización de los coloquios, aunque no tuvo constancia de que se hicieran: “Cuando firmé no sabía si los coloquios se habían hecho”, ha asegurado.

Mandado explicó al juez que un año antes de las elecciones de 2007 asesoró al partido presentando a Lliteres a inmigrantes “para interesarles en UM”, y aseguró que estuvo contratado por productoras supuestamente vinculadas al partido cuando siquiera las pisó.

El imputado indicó entonces que ahora cree que el dinero que cobraba de las productoras era “en agradecimiento” por su labor para UM.

Por su parte, Lliteres ha asegurado hoy al juez que “no sabe nada rotundamente” acerca de los contratos de distintos afiliados al partido con productoras, y ha añadido que Mandado no trabajó en la campaña de UM.

La declaración de Lliteres ha sido el punto y final a una tanda de comparecencias de otros quince imputados en este caso, que en los últimos días han ido relatando cómo realizaron distintas labores para UM en la campaña electoral de 2007, y también para el Consell de Mallorca, mientras estaban contratados por las productoras Vídeo U y su filial Ambit Digital.

La Fiscalía Anticorrupción sospecha que Vídeo U, que se benefició de contratos millonarios del Consell en la pasada legislatura, en realidad es propiedad de la ex presidenta y del ex vicepresidente del Consell, Maria Antònia Munar y Miquel Nadal, ambos de UM. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.