Persiste la desconfianza hacia España

La prima de riesgo o desconfianza de los mercados a invertir en España persiste en niveles máximos desde la implantación del euro, según el Gobierno por los ataques “especulativos” que dinamitan los efectos del rescate de Irlanda.

Una tesis que coincide con la de los analistas consultados por Efe que advierten de que la moneda común está en juego y proponen que la Unión Europa se comprometa a aportar los fondos que sean necesarios para dar estabilidad a la región y disipar las dudas sobre el futuro del fondo de rescate.

La prima de riesgo, medida por la diferencia entre la rentabilidad del bono español a 10 años y su homólogo alemán, tuvo una evolución dispar a lo largo de una sesión en la que por primera vez desde comienzos de mayo de 1996 rozó 300 puntos básicos (exactamente 298) poco antes de las 10:30 horas.

No obstante, al final de la sesión, la prima de riesgo quedó en 289,3 puntos básicos, ya que la rentabilidad en el mercado secundario del bono español a 10 años subió cuatro centésimas hasta el 5,428%, frente al 2,669% del “bund” alemán, que bajó ocho centésimas.

La Bolsa española, por su parte, retrocedió el 0,62% y perdió el nivel de 9.300 puntos afectada por la situación del mercado de deuda y la caída de la mayoría de los mercados internacionales.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, cree que las actuaciones colectivas y acciones especulativas son la causa de la inestabilidad de los mercados, a la que tampoco ha ayudado la convocatoria de elecciones en Irlanda.

“No ha sido desde luego ninguna buena noticia a efectos de la presión sobre la deuda de algunos países europeos”, añadió Salgado, que recordó que la presión la sufren los países periféricos de Europa, y en menor medida, Bélgica.

Mientras que para el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, “no se puede reaccionar a fluctuaciones de uno o dos días del mercado, sobre todo en momentos en que dadas las tensiones la percepción es que la liquidez es menor que en situaciones normales del mercado”.

Sin embargo, ante la preocupación por la desconfianza en los mercados de deuda, el grupo del PP en el Congreso pidió hoy la comparecencia urgente de Salgado ante el Pleno de la Cámara Baja, al tiempo que el ex jefe del Gobierno Felipe González advertía de que la UE podría tener que poner en marcha en enero o febrero de 2011 nuevos rescates.

Operaciones que el ex presidente ve si no se adoptan medidas urgentes ante los especuladores y el Banco Central Europeo (BCE) no ayuda a comprar deuda, en línea con el argumento del portavoz del grupo socialista en el Congreso, José Antonio Alonso.

Según José Luis Martínez, analista de Citi, el mercado no funciona y no hay liquidez, lo que explica la evolución de los diferenciales, tanto del español como del italiano o el belga, que también están “ardiendo” en un contexto de “riesgo y miedo”.

Por eso descartó que se pueda hablar de un nivel máximo para la prima de riesgo de España el mismo día que su entidad publicaba un informe en el que ve durante toda la primera mitad de 2011 el diferencial de la deuda española en 300 puntos básicos.

En cualquier caso, insistió en que lo que el mercado pide son “medidas contundentes y rápidas, tanto en España como a nivel europeo”.

En el mismo sentido, el departamento de análisis de Bankinter indicó que “el mercado continúa sin fundamentos e interpreta que las medidas aplicadas en Europa sólo son soluciones a corto plazo (…) e insuficientes para poner fin a la desconfianza que rodea a la deuda soberana”.

Otro indicador de la confianza de los inversores, los seguros de impago de deuda o CDS españoles, acabaron la sesión en 361.010 dólares para cubrir el riesgo de impago de 10 millones de dólares en bonos españoles a 10 años, con lo que superaba los 344.000 dólares de la apertura.EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.