Alcer subraya que los análisis a pacientes de diálisis de Inca están dando negativo

La presidenta de la asociación contra las enfermedades de riñón Alcer, Manuela de la Vega, dice que los enfermos renales de Baleares están “tranquilos” por el posible contagio de hepatitis C a dos extranjeros en una clínica de Inca, porque los análisis a 23 de ellos han dado negativo por el momento.

De la Vega ha subrayado que los análisis realizados a los 23 enfermos de Mallorca que se sometieron a diálisis en la clínica privada de Inca, que está siendo investigada por el posible contagio que han sufrido dos pacientes escoceses que se sometieron a seis ciclos de diálisis en dicho centro en septiembre, “han dado todos negativos salvo uno, que ya se sabía desde hace tiempo que tenía hepatitis C y que por tanto tenía que dar positivo”.

La presidenta de la Asociación para la lucha contra las enfermedades de riñón (Alcer) en Baleares ha incidido, en declaraciones a Efe, en que por el momento la Conselleria de Salud y Consumo “está investigando” y no se ha confirmado que el contagio de los dos pacientes escoceses se haya producido en dicha clínica de Inca.

La Conselleria de Salud y Consumo informó ayer de que la investigación sigue abierta hasta que se conozca el virus y la cepa causante de la infección y puntualizó que los análisis seguirán realizándose porque en algunas ocasiones la infección por hepatitis C no da positivo hasta pasados unos meses.

De la Vega considera “correcta” la actuación llevada a cabo por la Conselleria de Salud y Consumo en este caso, a raíz de la alerta realizada por dos pacientes escoceses que se hicieron diálisis en el centro de Inca mientras estuvieron de vacaciones en Mallorca y que detectaron que tenían hepatitis C al regresar a su país.

La presidenta de Alcer en Baleares destaca que la Conselleria de Salud decidiera cerrar cautelarmente la clínica, como medida de precaución, y derivar a los pacientes a otros centros mientras investiga “para averiguar si una de las máquinas podría haber sido la causante del contagio”.

De la Vega valora que además se haya procedido a realizar análisis “a todas las personas que recibieron diálisis desde el 1 de agosto hasta el día que se cerró la clínica”, tanto a las 23 que residen en Mallorca, como a otros 23 extranjeros en sus países de origen.

“Los 23 pacientes de aquí que reciben diálisis a diario en este centro, ninguno ha dado positivo salvo uno que ya se sabía que la tenía desde hace años”, ha afirmado. “Nuestro colectivo de momento está tranquilo y no ha habido ninguna queja”, señala De la Vega, aunque puntualiza que la asociación quiere “que se investigue bien y se sepa si de verdad se ha podido contagiar alguna persona”.

La presidenta de Alcer señala que si se confirmara que estas dos personas se contagiaron de hepatitis C en Inca, significaría “que se ha producido alguna negligencia y eso es muy grave, pero primero se tiene que confirmar”.

La responsable de la asociación ha explicado que los enfermos renales que requieren diálisis “pueden viajar por todo el mundo” y seguir recibiendo tratamiento allá donde vayan. “Lo único que tenemos que hacer es que, cuando vamos a viajar, lo mismo que reservamos nuestro hotel tenemos que reservar también nuestra plaza de diálisis”, ha detallado.

Según datos de Alcer, en Baleares han medio millar de ciudadanos que dependen de la diálisis y otros 600 en situación de prediálisis por enfermedad crónica de riñón. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.