El Gobierno militariza el control aéreo

La llegada del turno de noche en el control aéreo español, a partir de las 22.00 horas, no ha variado el caos en los aeropuertos españoles y el Gobierno ha decidido militarizar el servicio.

El Ministerio de Defensa es ahora el encargado del control aéreo, que ha iniciado el despliegue de militares en las torres de diez aeropuertos, bajo el mando del Jefe del Estado Mayor del Aire, José Jiménez Ruiz.

Mandos militares se dirigen a los aeropuertos de Madrid, Barcelona, Sevilla y Canarias para supervisar la gestión del tráfico aéreo.

Otros controladores del Ejército del Aire se incorporarán de forma inmediata a ocho aeropuertos de uso compartido civil-militar, por si es preciso desviar a los mismos vuelos civiles, así como a otras instalaciones que permanecen abiertas.

Con la asunción por Defensa de la navegación aérea en el ámbito civil, en razón de la situación de emergencia prevista en la Ley de Seguridad Aérea, la actividad de los controladores quedaría bajo la organización, planificación, supervisión y control de este Departamento.

El incumplimiento por parte de los controladores aéreos de las directrices de Defensa en ese caso será considerado una infracción de la Ley de Seguridad Aérea y dará lugar a la exigencia de las responsabilidades civiles o penales que procedan.

Aena ha advertido de que paralizar el tráfico aéreo de un país puede ser sancionado con el despido disciplinario y constituye un delito, según el artículo 409 del Código Penal.

La Fiscalía de Madrid ha abierto diligencias penales por posible delito en el tráfico aéreo, en su variante de sedición, que está penado con hasta 8 años de cárcel.

El fiscal ha pedido a la Policía y a AENA que informen de aquellos controladores que se han ausentado de sus puestos de trabajo.

Los controladores aéreos han logrado esta tarde cerrar el espacio aéreo español, salvo el de Andalucía, en el inicio del Puente de la Inmaculada, al abandonar masivamente sus puestos de trabajo tras conocerse el Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros, que fija un máximo de 1.670 horas de tránsito aéreo anuales.

La medida ha puesto “muy nervioso” al colectivo, según su sindicato, USCA, que ha asegurado que la protesta ha sido espontánea.

Aeropuertos Españoles Navegación Aérea (Aena) calcula que son más de 250.000 personas las personas afectadas por el abandono del puesto de trabajo por al menos el 70% de los controladores, que actuaron así mientras su sindicato, USCA, estaba en rueda de prensa explicando que todo estaba bien.

Ante esta situación, que afecta al menos a dos mil vuelos, Blanco ha formado un gabinete de crisis en la sede de su departamento para buscar soluciones.

También estudia la puesta en marcha de medios de transporte alternativos para los viajeros que están atrapados por “la huelga salvaje de los controladores aéreos”, como así ha sido calificada por algunos de los sectores afectados.

Renfe ha constituido ya un grupo de trabajo para evaluar las posibilidades de absorber el mayor número posible de viajeros afectados por la situación, y ya ha realizado una ampliación de la oferta de plazas para mañana con el objetivo de paliar la situación.

El cierre del espacio aéreo y la cancelación de vuelos ha ocasionado el caos en los aeropuertos, en los que reina la confusión entre los pasajeros, que critican la falta de información y forman largas filas ante los mostradores de las compañías.

No obstante, pasadas las diez de la noche, en algunos aeropuerto, como en El Prat, se hayan incorporado algunos controladores aéreos a su turno de trabajo, lo que en el aeropuerto barcelonés ha supuesto la reanudación de algunas operaciones aéreas.

En otros centros de control, como el de Barajas, se han incorporado algunos controladores, pero no pueden trabajar porque dependen del centro Torrejón, en el que no han firmado las hojas de servicio. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.