Controladores usan Internet como altavoz mientras el debate crece en la Red

Ante el aluvión de críticas recibidas, algunos controladores han recurrido a Internet para defender sus posturas, mientras el portavoz del sindicato USCA, César Cabo, ha decidido no hacer más declaraciones por prudencia, dado su sometimiento a la jurisdicción militar.

En un conflicto en el que las redes sociales han cobrado especial relevancia, la entrada “No controles” de la bitácora bloguionistas.wordpress.com ha sido una de las que más se ha propagado en Internet, fundamentalmente, en Twitter y Facebook.

En ella, un guionista, afectado en un aeropuerto de Londres por el caos aéreo de España, hace una reflexión sobre los derechos de los controladores y enlaza al blog de una trabajadora del sector, titulado “Controladores aéreos y otras hierbas“.

Allí, la controladora Cristina Antón explica la situación del colectivo, argumenta algunas de sus demandas y arremete contra el Gobierno, Aena y la información dada por los medios en un lenguaje bastante vehemente.

Frente a la veintena de comentarios que recibían sus textos anteriores, hay un post de ayer que acumula ya 5.000 entradas.

Esta controladora de la torre de Palma de Mallorca acusa al Gobierno de “las violaciones de la Constitución más flagrantes que se han visto en los últimos años en España” aunque también ha aprovechado para pedir disculpas a los afectados.

“No somos controladores suficientes, y es lo que hay. No damos abasto, coño. No os queréis enterar. Nos exigís currar todos los días para tener vuestros putos puentes y vuestras putas vacaciones. ¿Dónde cojones dice que seamos vuestros esclavos?”, afirma en su entrada más comentada.

“Yo defiendo el último derecho que me queda, que es el de pelear por recuperar mis derechos (lo que vosotros llamáis privilegios, que manda huevos) y mi dignidad profesional y personal”, añade la controladora, que relata que AENA le ha abierto dos expedientes disciplinarios por sus publicaciones en esta bitácora.

Junto a esto, en la página web www.controladoresaereos.org, este colectivo defiende que sus condiciones de trabajo son insostenibles para cualquier persona y hace un relato cronológico de lo que consideran afrentas del Ministerio de Fomento y de AENA, que han culminado con el incremento de la jornada laboral decidido el pasado viernes por el Consejo de Ministros.

En Facebook, el grupo “Por la verdad sobre el tema de los Controladores Aéreos Españoles” denuncia que este sector trabaja “28 días al mes; sin permisos de maternidad; con cambios de turno arbitrarios y sorpresivos; haciendo más horas extra de las que permite la ley” y teniendo que trabajar 1.670 horas al año independientemente de las posibles bajas.

Pero Facebook también es una las redes sociales más utilizadas para mostrar el desacuerdo con la actitud de los controladores, como demuestra el hecho de los miles de seguidores que tienen grupos como “Controladores aéreos: a la p— calle”, “Yo también firmo por el despido de los controladores aéreos”, “Controladores aéreos que la lían parda en el único puente de 5 días del año”, “Los controladores aéreos son unos impresentables” o “César Cabo púdrete en la cárcel”.

En todos estos foros afloran los insultos contra el colectivo y contra aquellos que les osen defender, como prueba el siguiente comentario de un usuario: “Esther, puedes dar cursos de controladora aérea en Alcalá Meco, que seguro que van a venir bien más nuevos compañeros que os ayuden en vuestro difícil trabajo”.

La receptora de este mensaje era una internauta que aseguró que aplaudía que los controladores aéreos hubieran decidido jugarse “el todo por el todo” y “arriesgarse a penas de prisión” por defender sus derechos.

Por su parte, el portavoz de los controladores, César Cabo, ha decidido dejar de defenderse por los efectos que podría conllevar su sometimiento a la jurisdicción militar.

“Vamos a ser prudentes y no haremos declaraciones por el momento hasta que los abogados aclaren en que situación estamos en este limbo legal”, dice Cabo en Facebook, que asegura que “el caos se podía haber evitado y que no tiene más que un solo culpable”.

Poco antes, había afirmado que “la reacción desmedida del colectivo ha venido provocada por meses de acoso, una ley y varios decretos que recortan nuestros derechos, nos quitan un convenio y vienen acompañados de una campaña brutal de desprestigio en contra de la profesión”, al tiempo que recuerda que el sector no reivindica cuestiones salariales. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.