El Gobierno cree que la imagen de España en el exterior no va a resultar dañada por la “huelga salvaje” de controladores

El ministro español de Industria, Miguel Sebastián, consideró hoy “prematuro y precipitado” dar cifras de pérdidas para el sector turístico por el plante de controladores, pero recalcó que la mayoría de los afectados son viajeros españoles, y sólo el 10% de ellos iba a coger un avión este puente.

Además, el Gobierno cree que la imagen de España en el exterior no va a resultar dañada por la “huelga salvaje”, gracias a la buena acogida por la prensa extranjera de la reacción “clara y contundente” de la declaración del estado de alarma, añadió.

“Vamos a ver si hay cancelaciones de aquí a Navidades, pero esperamos que no las haya, porque es claro el compromiso de que esto no se va a volver ni en Navidades ni después”, dijo Sebastián en rueda de prensa tras una primera reunión con responsables de Turespaña en la sede del Ministerio.

El pasado día 4, las agencias de viajes calcularon que el sector turístico español dejará de ingresar unos 250 millones de euros (330 millones de dólares) por el cierre del espacio aéreo español, que ha afectado a unos 600.000 viajeros.

Pero antes de cuantificar los daños económicos por la acción de los controladores aéreos, Sebastián dijo que hay que esperar a que termine el puente de la Constitución y a conocer las cifras de ocupación el próximo jueves.

Además, recalcó que en diciembre se esperan 2,8 millones de viajeros de otros países, pero sobre todo entre los días 20 y 30 del mes, por lo que “el impacto sobre turistas extranjeros es lógicamente menor”.

En cuanto a los turistas nacionales, recordó que el 90% no se ha visto afectado, ya que sólo el 10% iba a utilizar el avión este puente.

Destacó también el “impacto limitado en turismo rural, urbano y de estaciones esquí”, pero mayor en las islas y en los destinos costeros.

En comparación con la crisis de la erupción del volcán islandés del pasado abril, Sebastián explicó que el daño será “significativamente menor” desde un punto de vista de la cuantificación de daños.

No obstante, recordó que “no se pueden pedir responsabilidades a un volcán”, pero sí a los controladores aéreos.

“Los responsables de esta situación son los que la han creado”, dijo Sebastián, que insistió en que nadie se imaginó lo que iba a ocurrir cuando el Consejo de Ministros aprobó el decreto “preventivo” que, según los controladores, fue el detonante de la protesta.

En cuanto al decreto de alarma que militarizó a los controladores y les obligó a volver a sus puestos, Sebastián recalcó que el presidente del Gobierno “no descarta” su prórroga más allá de los quince días previstos.

Por otro lado, Sebastián consideró que estos incidentes “no deberían afectar” al proceso de privatización de Aena, ya que ha sido un “episodio salvaje pero reducido en el tiempo”. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.