Hidalgo condenado por encubrir una construcción ilegal

Un juzgado de lo penal de Palma ha condenado al ex alcalde de Andratx Eugenio Hidalgo (PP) a una pena de multa por haber encubierto una construcción ilegal en el municipio mallorquín, en un juicio celebrado hoy correspondiente a la pieza número 2 del “caso Andratx” de corrupción urbanística.

Durante el juicio, celebrado en el juzgado de lo penal 4 de Palma, la defensa de Hidalgo ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía y la acusación particular del consistorio, por el cual se le ha condenado a una pena de 6 meses de prisión que se sustituye por una multa de 3 euros diarios durante 12 meses.

Hidalgo ya está cumpliendo condena por dos piezas de este caso de presunta corrupción durante la legislatura pasada, en las que está condenado a 6 años de cárcel por cohecho e infidelidad en la custodia de documentos (2 años) y por prevaricación y delito contra la ordenación del territorio (4 años).

En la pieza juzgada hoy también ha sido condenado a la misma pena y por un delito urbanístico Antonio Belén, propietario del terreno donde se construyó la casa ilegal, que tendrá que derribar la vivienda.

Según el escrito de conformidad, los hechos se remontan a 2003, cuando Belén adquirió una finca en Andratx que está calificada como Área Natural de Especial Interés y donde, por tanto, no se puede construir ninguna vivienda.

El propietario pidió, sin embargo, una licencia de obra menor al Ayuntamiento y construyó, a partir de una casa de aperos de 20 metros cuadrados, una vivienda de 80 metros de dos plantas

Ante estos hechos, Hidalgo, no solo no realizó ningún acto para impedir la edificación de la vivienda ilegal, sino que “llevó a cabo cuantos actos eran necesarios para posibilitar que no se descubriese la ilegalidad de la construcción, que los acusados consiguieran mantener lo construido y evitar así la demolición”, narra el escrito.

De hecho, el ex alcalde tuvo “pleno conocimiento” de la ilegalidad en varias ocasiones, ya que tanto el Consell de Mallorca como la Conselleria de Medio Ambiente del Govern y la Guardia Civil le comunicaron la existencia de la construcción ilegal, ante lo que Hidalgo no hizo nada.

En vista de la pasividad municipal, en 2006 el Consell asumió las competencias municipales sobre infracciones urbanísticas y fue entonces cuando, según el escrito, Hidalgo reaccionó.

Inició en ese momento y “a toda prisa” los trámites para un expediente administrativo de suspensión de obras, algo que hizo “únicamente como medio de evitar que el Consell de Mallorca se subrogase en las competencias municipales y sancionase o demoliese las obras ilegales”.

También lo hizo, sostiene el escrito, para que Belén “pudiese argumentar en la causa penal que era una cuestión administrativa que se estaba resolviendo”.

Por estos hechos, Hidalgo ha sido condenado asimismo a inhabilitación especial para empleo o cargo público por tres años, y Belén a un año de inhabilitación para la promoción o construcción de inmuebles.

A Hidalgo aún le quedan cuatro piezas pendientes de juzgar por esta extensa causa de corrupción, aunque en muchas se llegará a una conformidad, alguna de ellas con pena de prisión. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.