INESTUR cambió en el último momento el ganador de un concurso para darlo a unas empresas vinculadas a Farrús

Una asesora jurídica del Instituto de Estrategia Turística (Inestur) ha criticado hoy ante el juez que se cambió en el último momento el ganador de un concurso de un estudio de marketing comparado (“benchmarking”) concedido por 360.000 euros a una unión de empresas vinculada al empresario Jacinto Farrús.

Así lo ha dicho hoy en su declaración como testigo ante la jueza Carmen Abrines, que investiga en el “caso Voltor” supuestos desvíos de fondos irregulares durante la actual y pasada legislaturas desde el Inestur, gestionado por miembros UM y dependiente de la Conselleria de Turismo del ejecutivo autonómico.

La testigo, que ha declarado sobre la pieza de la causa relacionada con Farrús, ha asegurado que mostró su “malestar” por el supuesto amaño de este concurso, que un viernes se otorgó a la empresa Cubic y el lunes siguiente se cambió a la UTE THR-Provista, que ocupaba antes el sexto lugar en las valoraciones.

“Se lo dije a todo el mundo, era la primera vez que pasaba esto”, ha explicado a la jueza, y ha añadido que no denunció la supuesta manipulación porque el tema la “superó” e intentó “apartarse” de él.

Según la testigo, fue Luisa Tortella, que trabajaba en Inestur y es la mujer de un sobrino de la ex presidenta de UM y del Parlament balear, Maria Antònia Munar, la que cambió la adjudicación del concurso, al llevarse un viernes el expediente técnico que valoraba a Cubic como la mejor empresa y traer al lunes siguiente otro informe que destacaba las empresas de Farrús (imputado en el caso).

También ha declarado hoy, como imputado, José Bongiovanni, que administró la empresa Torum Consulting, dependiente de Marxant Balear, empresa esta última propiedad de Farrús.

Ha relatado que intentó, con el apoyo del ex conseller de Turismo de UM Francesc Buils, presentarse a varios concursos de “benchmarking”, pero que finalmente quedaron desiertos porque las sociedades que presentaba no reunían los requisitos legales.

Según ha indicado, en su momento se marchó de Torum porque “todos los contratos estaban otorgados de antemano” y él “no podía gestionar contratos que ya estaban dados y que tuvieran que adjudicar a una de las empresas del grupo (de Farrús)”.

“Una empresa de Marxant también tuvo un proyecto en la Conselleria de Trabajo de más de un millón de euros que tampoco conseguí obtener”, ha dicho.

Estas dos personas han prestado declaración dentro de una tanda de comparecencias de un total de 22 personas, entre imputados y testigos, en relación con la pieza que gira en torno a Farrús, cuyas declaraciones se extenderán en diferentes días hasta el 7 de marzo.

Mañana estaba previsto que declararan el ex contable de UM Àlvaro Llompart y la administradora de la empresa Cubic, Margarita Munar, pero sus comparecencias han sido suspendidas. EFE

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.