Alonso acarició el título que un error táctico de Ferrari dio a Vettel

Fernando Alonso acarició su tercer título mundial, pero un incomprensible error táctico de Ferrari frustró su sueño en la última carrera en Abu Dabi, en la que finalizó séptimo, cuando necesitaba un cuarto puesto, y dio el campeonato al alemán Sebastian Vettel (Red Bull), el más joven de la historia.

Si Alonso inició su militancia en Ferrari de manera inmejorable con una victoria en la primera carrera, en Bahrein, Vettel solo asumió el liderato al final de la decimonovena y última prueba.

La primera victoria de Alonso fue un espejismo, porque ya en Bahrein comenzaron los problemas con los motores, que tuvieron que ser cambiados antes de la carrera.

Después de la tercera prueba en Malasia, en la que el español rompió el motor, Ferrari tuvo que pedir permiso para modificar los propulsores, lo que hizo en el gran Premio de España, y a partir de ese momento se vieron obligados a utilizarlos al límite para no superar las ocho unidades durante la temporada y evitar la sanción.

El Ferrari F10, en continua evolución, no sería competitivo hasta mitad de la campaña, el Gran Premio de Europa en Valencia, cuya carrera sería decisiva para la adjudicación final del título.

El director de carrera, el británico Charlie Whiting, sacó el coche de seguridad, tras un accidente del australiano Marc Webber (Red Bull), entre el primero, Vettel, y el segundo, el británico Lewis Hamilton (Mclaren).

Hamilton adelantó al coche de seguridad, mientras que Fernando Alonso, inmediatamente detrás, lo respetaba.

El resultado de esta acción es que Vettel conquistó una fácil victoria, Hamilton finalizó segundo al ser sancionada su acción, denunciada por Alonso, muy tarde y sin consecuencias en la clasificación, mientras que el español, por respetar el reglamento, descendió del tercer puesto al octavo y perdió once puntos que le podían haber dado el mundial.

Al final de la carrera, Fernando Alonso dijo que los espectadores habían asistido a una prueba manipulada.

En la siguiente de Gran Bretaña, Alonso fue sancionado por un adelantamiento al polaco Robert Kubica (Renault), al que no podía devolver la posición porque se retiraba tres vueltas después, y tenía que cumplir la sanción con el coche de seguridad en pista, lo que le relegaba a la última plaza.

A partir de Alemania, no sin polémicas por las ordenes de equipo, ya que su compañero, el brasileño Felipe Massa, tuvo que cederle el primer puesto, Alonso inició la remontada que le llevaría al liderato del mundial a falta de dos carreras.

A Abu Dabi llegaron cuatro pilotos -Alonso, Webber, Vettel y Hamilton- con posibilidades de lograr el título. Al piloto de Ferrari le valía terminar cuarto para conseguirlo.

Pero en Ferrari perdieron los papeles cuando se detuvo a cambiar ruedas Webber, que se había dado un golpe contra las protecciones y había sufrido un pinchazo.

Ferrari hizo parar también al español, que luego salió en medio del tráfico y no pudo adelantar al ruso Vitaly Petrov (Renault) y finalizó séptimo y a cuatro puntos de Vettel.

Pese a todo, la temporada de Alonso ha sido sobresaliente, con cinco victorias, las mismas que Vettel, y estuvo a punto de alcanzar el milagro del título con un coche inferior, aunque nunca ha dejado, bajo su impulso, de desarrollarse.

A pesar de las críticas a Ferrari por las órdenes de equipo y su pretendida igualdad de trato a sus pilotos, Red Bull había apostado desde el primer momento por favorecer a Vettel frente a Webber.

En Gran Bretaña, a mitad de temporada, le privaron al australiano del alerón delantero nuevo de su coche para ponerlo en el de Vettel, que lo había roto, alegando que iba por delante en el mundial.

Pero al final de temporada, a pesar de que Webber era el que tenía mas posibilidades, siguieron apostando por Vettel y les salió bien por el error de Ferrari en Abu Dabi.

Jaime Alguersuari ha cerrado brillantemente su primera temporada completa en Fórmula Uno, puntuando en tres ocasiones (Malasia, España y Abu Dabi), y en otras cinco se quedó a las puertas de conseguirlo al volante de un poco competitivo Toro Rosso, con el que eclipsó a su compañero de equipo, el suizo Sebastian Buemi.

Alguersuari ha sido el tercer piloto que ha realizado mas adelantamientos en las diecinueve carreras, 31, los mismos que Fernando Alonso, y ha sido el que mas kilómetros ha rodado, con 14.627.

Pedro de la Rosa regresaba a la competición con Sauber y sufrió en la primera mitad de temporada las averías de los motores Ferrari, y en la segunda, cuando comenzaba a enderezar la situación con el séptimo puesto en Hungría, fue sustituido después de la carrera de Bélgica, sin explicación alguna, por el alemán Nick Heidfeld.

De la Rosa estuvo solo quince días en paro porque fue fichado por Pirelli, que suministrará la próxima temporada los neumáticos, para desarrollar sus productos.

La escudería Hispania logró el milagro de estar presente en el inicio del mundial en Bahrein, cuando un mes antes no existía el equipo y no tenía el coche que fabricaba Dallara.

Obtuvo lo que muchos no esperaban: terminar la temporada y sobre todo lo hizo por delante de la británica Virgin en la clasificación de constructores, cuyo título se lo adjudicaba por primera vez en su historia Red Bull. EFE / Javier García-Ochoa

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.