Los propietarios de fincas rústicas piden a Bauzá ayuda para su conservación y mantenimiento

El presidente del Partido Popular de Baleares, José Ramón Bauzá, se ha reunido esta tarde con la junta directiva de los denominados grandes propietarios de la Sierra de Tramontana, además de otros propietarios de fincas rústicas de Baleares. Se trata de un colectivo que se está viendo afectado por diversas normativas de ámbito insular, balear y municipal, como Ley 10/2010, aprobada por el Parlament, que garantiza la libre circulación de personas por caminos rurales, dejando abierta la vía de la expropiación.

El presidente de la asociación de Fincas Rústicas de Baleares, Fernando Fortuny, ha expuesto de manera muy crítica hacia el actual Govern la situación que padecen los propietarios de fincas ubicadas en zonas protegidas naturales, “donde incluso nuestros gobernantes saltan las verjas de la propiedad privada”, refiriéndose al actual conseller de Movilidad y al director general del área. “Es muy bonito tener espacios naturales, pero la propiedad privada hay que respetarla, y si tienen que ser de uso público, hay que ayudar a la propiedad a mantener y conservar este espacio, pues nosotros soportamos infinidad de restricciones”, dijo el Fortuny.

En este sentido, un propietario de una finca de Formentor criticó la degradación de todo el entorno de acceso, por la multitud que acude a esta zona. “No sé si habría que limitar el número de personas por día, o subir sólo en microbuses, controlando cuántos suben por día, pero desde luego esto no es favorecer el espacio natural”, ha dicho.

Que en Ibiza se pueda construir con un terreno de cinco hectáreas y que en Mallorca antes requiriesen 20 y ahora ya más fue otra de las críticas que trasladaron a Bauzá.

El presidente popular, acompañado en esta ocasión por la candidata al Consell de Mallorca, Maria Salom, y la senadora por Baleares y encargada de Medio Ambiente Joana Ximena, ha acudido a esta reunión con el objetivo de conocer las demandas de este colectivo de primera mano. Una vez conocidas sus preocupaciones y demandas, el presidente popular, que viene realizando reuniones sectoriales con diferentes grupos de la sociedad civil, para recoger sus peticiones y poder elaborar un programa electoral que satisfaga a todos, manifestó que siempre defenderá la propiedad privada, y se solidarizó con Fortuny sobre el asalto a las propiedades privadas. “Cada uno puede tener su idea sobre si estos parajes deben o no ser públicos, pero la propiedad privada es un derecho, y no hay que vulnerarlo, y menos personas que representan a todos los baleares, pues forman parte de su gobierno”, ha dicho Bauzá.

Bauzá ha emplazado a los propietarios de fincas a una segunda reunión, más adelante, para presentar sus propuestas una vez estudiadas todas las demandas.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.