La ministra Sinde afirma que su ley que permitirá cerrar webs no afecta a la libertad de expresión

La ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, ha advertido hoy que la nueva Ley de Economía Sostenible, que contempla el cierre o bloqueo de páginas web que permitan la descarga ilegal de contenidos por orden judicial, no tiene “nada que ver” con la libertad de expresión ni afecta a las opiniones personales que cualquier usuario de internet vierta en un ‘blog’.

En cuanto a las protestas organizadas en los últimos días por asociaciones de internautas y páginas de descargas de contenidos contra el proyecto de ley, que mañana se abordará en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, González Sinde ha lamentado que se intente confundir a la opinión pública “hablando de libertad de expresión”.

A preguntas de los periodistas, la ministra ha considerado “equilibrada y positiva” la nueva normativa y se ha mostrado convencida de que, con su aplicación, los ciudadanos podrán comprobar que la ley va a traer “un nuevo modelo de difusión de la cultura”.

En este sentido, ha incidido en que internet es una oportunidad para la difusión de la cultura “de dimensiones no conocidas hasta ahora” por su rapidez y facilidad y que quien quiera desarrollar esta actividad “vendiendo o alquilando” productos podrá seguir haciéndolo “siempre que tenga los contratos al día”.

“No es distinto de quien abre un establecimiento de hostelería y tiene que vender los refrescos y los vinos que haya adquirido en las bodegas, no los que haya sustraído de los almacenes de las fábricas porque no reportaría beneficio a la colectividad ni a los bodegueros ni a quienes recogen la uva ni a quienes transportan las botellas de vinos”, ha añadido.

Para la ministra, cualquier producto que genera una actividad económica, incluidos los culturales, “tiene que respetar a todos los trabajadores que viven y que participan de esa cadena de valor”.

Además, ha incidido en que, a la espera de que pueda haber modificaciones que “mejoren” o “enriquezcan” el texto durante el trámite parlamentario, el procedimiento previsto por el Gobierno para cerrar un página web es, ha asegurado, “garantista”.

La ley contempla la creación de una comisión de propiedad intelectual como el órgano encargado de recibir las denuncias de los afectados por la piratería, comprobar que existe vulneración de derechos y solicitar el cierre o bloqueo de la página web a un juez de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional. EFE

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.