Las televisiones prevén continuidad de formatos tras una década de cambios

Acaba la década del paso a la TDT, la de una TVE sin publicidad y de la fragmentación de las audiencias; también la del éxito de los “realities”, de la ficción nacional y de personajes como Belén Esteban, formas de hacer televisión que tendrán continuidad en una parrilla que se ha multiplicado por cinco.

Así lo han destacado a Efe responsables de las principales cadenas nacionales, comenzando por la directora de Programación y Contenidos de TVE, Lola Molina, para quien, al margen de los grandes eventos deportivos, los últimos diez años de televisión en España han estado marcados por programas como “Operación triunfo”, “Supervivientes”, “Fama” y, por supuesto, “Gran Hermano”.

Los “realities” se han convertido en “uno de los grandes éxitos de audiencia y de rentabilidad” de la década, según Molina, pese a su relativa bajada de audiencia. “¿Acaso no es enormemente rentable para Telecinco un ‘Gran Hermano’ en el 18% de cuota de pantalla tras doce ediciones?”, se pregunta la directiva de TVE.

Molina destaca asimismo entre los hitos televisivos de la década a las miniseries y las series españolas, apartado este último donde “ha brillado con máxima intensidad “Águila Roja”, un género de aventuras inédito en la ficción en España”, aunque Molina no olvida reseñar series extranjeras como “House” o “CSI”.

El director general de Contenidos de Telecinco, Manuel Villanueva, coincide en que, además de hitos deportivos como el Mundial de fútbol o la popularización de la Fórmula 1 gracias a Fernando Alonso, “Gran Hermano” ha supuesto “una de las grandes revoluciones de la programación de la década”, que ha abierto “una senda al género de la telerrealidad”.

“Crónicas marcianas” o “Aquí hay tomate” son otros de los programas que han marcado época en Telecinco, por no hablar de la mediática Belén Esteban.

La ex mujer de Jesulín de Ubrique se ha convertido en “un fenómeno sociológico y televisivo”, apunta en entrevista con Efe el director de Contenidos de Telecinco, Manuel Villanueva, porque, explica, “conecta muy rápido con el público, habla muy claro y siempre dice lo que piensa”.

“Lo que Belén Esteban representa está muy conectado con Telecinco”, añade Villanueva, en el sentido de que su cadena tiene, afirma, “la mejor plantilla de presentadores del ámbito nacional, que son capaces de sintonizar muy bien con el público”.

Para el director de Contenidos de Antena 3, Carlos Fernández, la década que acaba se ha caracterizado por la “hibridación de géneros y formatos”, como “concursos-realities o documentales seriados”.

Fernández resalta asimismo la “consolidación” de la industria de ficción nacional y, entre los aspectos negativos, “la escasa capacidad que han tenido los programas de entretenimiento para ofrecer novedades una vez que se produjo la ruptura del género con la aparición de los realities al comienzo de la década. Desde entonces -dice-, solo hemos visto más de lo mismo”.

Todos coinciden en señalar que los nuevos formatos de reportajes, como “Españoles”, “Callejeros” o “Comando actualidad”, seguirán estando en los mejores horarios, así como los espacios de “coaching” (“Supernany”), que aúnan “un extra de servicio social muy bien valorado”, apunta Lola Molina.

Para el futuro, el reto es programar pensando en el abanico de canales que posee cada cadena en TDT, grandes beneficiados del incremento del consumo televisivo, con 19 minutos diarios de media, mientras la televisión generalista ha caído en 9, dentro del total de 233,9 minutos que cada español ha dedicado a ver la televisión en los once primeros meses de 2010.

Para Molina, el mayor consumo televisivo “es esencialmente atribuible a la proliferación de canales”, ya que se ha pasado de 30 a 150 propuestas en muy poco tiempo.

Esto ha dado pie a la comentada fragmentación de la audiencia: en 2001 las tres cadenas principales (La 1, Antena 3 y Telecinco) sumaban 66,5 puntos de cuota de pantalla, y a falta de unos días para cerrar 2010 conservan 42.

Frente a esta nueva situación, Carlos Fernández propone “una mayor flexibilidad para adaptarse diariamente a las novedades que surgen. Es imperativo innovar para seguir adelante”, y recalca que, frente a los retos de la nueva década, es aún más necesario “lo que siempre ha sido esencial en televisión: los contenidos”.

En ese campo, Antena 3 apuesta por “mantener su liderazgo en la ficción”, mediante “producciones de calidad para un espectador exigente”.

Por su parte, el director de Contenidos de Telecinco opina que “la televisión generalista tendrá todavía un gran recorrido, porque una gran parte del mercado publicitario necesita sintonías amplias, rápidas y eficaces”.

“Telecinco quiere seguir siendo -apunta Villanueva- una cadena muy comercial, apoyada en la actualidad, el entretenimiento y la ficción. El público lleva la manija, y si algo no lo quiere, lo retiramos de inmediato”.

Las grandes cadenas tienen claro que seguirán produciendo series de ficción, aunque también señalan que los productores tendrán que ajustar los precios en un entorno de crisis en el que TVE se sitúa en “una zona de más restricciones y quizás mayor incertidumbre”, concluye Molina. EFE / Manuel Carretero

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.