Las muertes en carretera suben un 16,6% en Baleares

Las víctimas mortales en accidentes de tráfico registrados durante el pasado año en Baleares fueron 56, una cifra que supone un incremento del 16,6% respecto a 2009, cuando murieron en las carreteras 48 personas, siendo las distracciones al volante la principal causa de siniestralidad.

Así lo ha detallado hoy en rueda de prensa el delegado del Gobierno en Baleares, Ramon Socias, quien ha reconocido que los datos de mortalidad representan una “mala noticia siempre”, más si se atiende a que el año anterior se había reducido tanto esta cifra que se habían alcanzado cotas similares a las de 1963.

No obstante, subraya que, si se atiende a toda la estadística, los 56 muertos de 2010 está todavía muy lejos de los 149 de 2001 y se sitúa por tanto como el segundo mejor año de la década, a pesar de que se registraron 3.866 accidentes, de los cuales 2.197 con víctimas.

Por islas, Mallorca encabeza el ránking de mortalidad con 42 fallecidos (frente a los 36 de 2009); le sigue Ibiza con 10 (dos más que en 2009) y Menorca, que es la única que se mantiene como en 2009 con 4 víctimas mortales.

La edad media se ha reducido también aumentando de 9 a 22 las personas menores de 30 años que perdieron la vida en las carreteras de las islas el año pasado. Socias también ha destacado la procedencia de las víctimas, ya que uno de cada tres (16 de las 56) eran extranjeros, 5 comunitarios y 11 extracomunitarios.

La época más negra del año para la siniestralidad en Baleares en 2010 fue el verano, en cuyos meses se concentró casi la mitad de las 56 víctimas mortales del año (24, es decir, el 42%), lo que multiplica por cuatro las víctimas que hubo en el período estival de 2009. El peor mes fue agosto, que pasó de un muerto en 2009 a 10.

Socias ha atribuido este aumento en estas fechas concretas a que se trata de una época de relajación, en la que muchos también se relajaron al volante: de hecho las distracciones como causa de accidente mortal han aumentado un 10% en el último año, pasando de ser causa en el 30% de los siniestros, a serlo en el 40%.

En esto entran, según Socias, tanto el factor humano de relajación como el de las distracciones propias de los nuevos aparatos que incorporan los coches, como los GPS, o el uso de teléfonos móviles durante la conducción.

También en el verano juega un papel importante el consumo de alcohol al volante, que también aumentó el pasado año, cuando se registraron un 15% de las alcoholemias con resultados positivos, nueve puntos porcentuales por encima de 2009.

La velocidad como causa de accidente se ha visto relegada al tercer puesto, al caer del 44% de 2009 al 22% del pasado año, y la no utilización de elementos de seguridad (cascos, cinturones, sillas para bebés) cae del primer puesto al segundo, pues si en 2009 estaba presente en el 49% de los siniestros, ahora lo está en el 34%.

“Esto demuestra que está en manos de la gente poder reducir estas cifras de mortalidad, aunque siempre haya imponderables”, ha dicho Socias, quien ha criticado el comportamiento de muchos al volante: “En los últimos cuatro años más de 800 conductores han perdido todos los puntos del carné”.

En este sentido, ha advertido de que si bien en la conducción hay muchos elementos que influyen, el factor humano solo lo puede controlar uno mismo: “Son 12 puntos, se han de hacer muchas animaladas para perderlos y los han perdido 800, y esto es solo la punta del iceberg”, ha lamentado. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.