Christina Rosenvinge publica su disco “La joven Dolores”

La cantante de música pop-rock Christina Rosenvinge publica el próximo 25 de enero su disco “La joven Dolores”, un trabajo “muy personal y sincero”, salpicado de su pop noventero y cantado íntegramente en español, con el que la artista repasa algunos de los mitos femeninos de la religión.

“Es un disco muy personal. Muchas de las canciones nacen de un impulso natural e inmediato, como ‘Jorge y Yo’, un tema con el que explico lo importante que fue para mí mi hermano durante nuestra infancia, pero también hay otros con los que hago referencia a mitos femeninos como al de Eva o la mujer de Lot”, ha explicado hoy Rosenvinge en una entrevista con EFE.

Así, con canciones como “Desierto” -que tiene como heroína la mujer de Lot, que según la Biblia se convirtió en una estatua de sal al mirar atrás en su huida de Sodoma- o “Eva enamorada” -la historia de una Eva amnésica que no quiere volver al Paraíso-, la cantante y compositora se introduce en las profundidades de la religión para enviar un mensaje claro: “Todo el mundo es dueño de su destino”.

“Vivimos en un momento en el que la religión tiene un gran peso. A menudo, la gente delega la responsabilidad de sus actos en un Dios hipotético. La idea que quiero transmitir aquí es que cada persona es dueña de su destino y responsable de lo que hace”, ha afirmado Rosenvinge.

El sencillo de presentación es “Mi vida bajo el agua”, una canción melódica sobre una sirena “que sólo puede respirar cuando tiene la cabeza bajo el agua”.

“Se supone que las sirenas son las primeras femmes fatales que existen en la iconografía popular, y esto es algo que me hace mucha gracia. Es una proyección de los hombres que en realidad no existe, no hay mujeres fatales, a pesar de que a todas nos gustaría serlo en alguna ocasión”, ha precisado.

“Tu sombra”, “La idiota en mi (mayor)” o “La noche del incendio” son otros de los once temas incluidos en “La joven Dolores”, canciones escritas con un lenguaje “muy sencillo” sobre “sentimientos cotidianos, pero universales”.

“Cuando escribo sobre una canción de desamor, me gusta hablar de amor, de sexo, de lo que se echa de menos, de lo que se ha perdido y de lo que se ha ganado. Intento no limitarme, para que la gente pueda identificarse con las canciones y hacerlas suyas”, ha subrayado.

Bajo el título de “La joven Dolores”, Rosenvinge publica ahora el segundo acto de una trilogía que comenzó hace dos años con “Tu labio superior”, un álbum revelación que mostró el lado más intenso de la cantante, y que al igual que éste, grabó íntegramente en castellano.

“Después de haber vivido una larga etapa cantando en inglés, con ‘Tu labio superior’ volví a cantar en castellano y fue un reencuentro muy feliz. Es una lengua muy sutil y muy afilada, con el castellano puedo hilar más fino y arriesgarme más a la hora de contar las cosas”, ha confesado.

Preguntada sobre su opinión en relación a la ley Sinde, recientemente rechazada en el Congreso de los Diputados, Rosenvinge ha señalado la necesidad de creación de “un nuevo modelo de gestión, más transparente”.

“La ley Sinde es insuficiente, sólo trata una de las muchas cuestiones, tiene que ir mucho mas lejos. Es fundamental la creación de un nuevo modelo empresarial, más transparente. Esto es un trabajo, yo dedico 8 horas al día a hacer música, y tiene que haber dinero para grabar discos. Si hiciéramos esto por diversión, la música sería amateur, y la gente saldría perdiendo”, ha señalado.

Según la cantante, hay que encontrar la manera en que la industria cultural “se retroalimente; es necesario que haya un modelo que se centre no sólo en los usuarios, sino que incluya también a las compañías telefónicas, a los buscadores, a las discográficas y a todos los intermediarios que hay entre artistas e internautas”.

Christina Rosenvinge iniciará su gira de presentación de “La joven Dolores” el próximo 24 de enero en Madrid, y continuará por el resto de España hasta de después de verano, cuando la artista lleve su sonido a Latinoamérica. EFE / Laura Serrano-Conde

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.