“Proyecto para cárcel abandonada” se expone en la Fundació Pilar i Joan Miró

“Proyecto para cárcel abandonada” es un proyecto de recuperación realizado entre 2008 y 2009 en la antigua cárcel Modelo de Valencia con la intención de rescatar y documentar la memoria impresa en los muros de esta histórica prisión, actualmente deshabitada y en proceso de remodelación. La exposición se mantendrá abierta desde el 28 de enero hasta el 25 de abril.

Desde el año 2002, Patricia Gómez y Mª Jesús González, trabajan en el desarrollo de una serie de proyectos que tratan de recobrar la memoria de lugares inmersos en curso de desaparición o abandono. A través de la intervención en el interior de edificios y espacios deshabitados, llevan a cabo un trabajo de estampación de grandes superficies sobre tela, con el objetivo de extraer un registro material de su estado y generar, en último término, un archivo físico y documental que permita conservar el recuerdo y la historia de lugares que ya no existen.

La antigua cárcel Modelo de Valencia, con más de un siglo de existencia, se encuentra vacía desde el año 1993, y en la actualidad está siendo remodelada para uso administrativo. La cárcel ahora descarnada permite ver detalles que antes sólo vieron unos pocos. Las paredes literalmente hablan, cargadas de muestras de expresión gráfica como mensajes, dibujos y graffitis, conservados todavía en cada rincón de sus muros y procedentes, tanto de los presos que habitaron la prisión, como de los curiosos que en ella se adentraron tras su cierre definitivo.

El material extraído a partir de las intervenciones en la cárcel, se compone fundamentalmente de una serie de estampaciones (arranques) sobre tela de distintas dimensiones, equivalentes al tamaño real de los muros. Además de estas piezas, el proyecto se completo con un trabajo de fotografía y vídeo, que contextualiza la obra en el espacio y ayuda a entender el proceso de creación.

En el marco de la exposición en la Fundació Pilar i Joan Miró a Mallorca, el proyecto se amplia al surgir la posibilidad de realizar un trabajo paralelo en la antigua prisión de Palma cuya particular situación permite a las artistas asistir al último tramo de su existencia junto a sus siete únicos habitantes. En este nuevo contexto la mirada subjetiva viene ahora a ser completada y compartida por una nueva visión, la que surge a partir de los ojos y la experiencia de los internos, que también se acercan al final de su tiempo de reclusión.

En muy pocas ocasiones se encuentran directamente estas dos realidades que están normalmente distanciadas. Las artistas desean fusionar estos conceptos, el del proceso de creación y, que la obra que surja tenga la voz y el testimonio de los internos como protagonistas.

Para ello, las artistas, parten de su anterior experiencia, de su labor de recuperación de huellas y rastros anónimos, de creación de archivos de memoria, en el espacio de una prisión deshabitada. En aquella ocasión, su mirada y sus descubrimientos se detenían en ciertos aspectos que para ellas eran destacables, (quizás para los propios presos hubieran sido otros). Por otro lado, las personas que dejaron su rastro sobre los muros -y que después las artistas rescataron-, hacía tiempo que no estaban allí, y sobretodo, no imaginaban que su impronta iba a ser registrada y recuperada.

En cambio, ante este nuevo proyecto Gómez y González se encuentran con la situación inversa: las personas sí están allí y pueden dejar un rastro consciente, sabiendo de antemano que se va a recuperar para el futuro. Les gustaría que su trabajo sirviera para dar a los presos de la prisión de Palma la oportunidad de dejar una huella, y además, registrarla y conservarla, tomando conciencia de que todo aquello que les construye como individuos forma parte del espacio común de la cultura, de donde se pueden extraer colectivamente nuevos sentidos. Paralelamente, la muestra se cierra con una edición realizada en los Talleres Miró donde las artistas hacen un recorrido fotográfico a partir del estado en que quedó la prisión el último día antes de ser desalojada.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.