Correa seguirá en prisión

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado hoy prorrogar dos años más la prisión provisional del presunto cabecilla de la trama “Gürtel”, Francisco Correa, y del ex secretario de organización del Partido Popular en Galicia Pablo Crespo, al vencer el 11 de febrero el límite legal de dos años.

Así lo han solicitado las fiscales anticorrupción Miriam Campos y Concha Sabadell en la vista que se ha celebrado esta mañana a puerta cerrada en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ante el juez instructor de esta causa, Antonio Pedreira.

Según han informado fuentes del TSJM, Pedreira decidirá en los próximos días si accede a la petición de las fiscales, que se han basado en el riesgo de fuga, la gravedad de los delitos y la destrucción de pruebas para reclamar la prórroga de prisión, a la que se han opuesto los abogados de Correa y Crespo, José Antonio Choclán y Gonzalo Rodríguez Mourullo, respectivamente.

El considerado “cerebro” de la red “Gürtel” ha llegado a las 10.30 horas a la sede del tribunal en un coche policial que le ha trasladado desde la prisión de Soto del Real, en la que se encuentra desde febrero de 2009, y según fuentes del TSJM parecía “sereno y tranquilo”, y vestía chaqueta azul y camisa blanca con rayas naranjas.

Francisco Correa ha abandonado el TSJM alrededor de las 13.50 horas, tras lo que su abogado ha asegurado que se ha opuesto “categóricamente” a la prórroga de la prisión provisional solicitada por la Fiscalía porque “es una situación muy excepcional”, y considera que se deben de restablecer los derechos de su cliente que, a su juicio, “han sido vulnerados en este proceso”.

Crespo, al que Pedreira imputa los mismos delitos que a Correa -cohecho, tráfico de influencias, fraude fiscal, asociación ilícita, blanqueo de capitales y falsedad documental- ha declinado estar presente en la audiencia, por lo que sólo ha asistido su abogado.

Al finalizar la vista, Choclán ha explicado que la Fiscalía ha pedido la prórroga con “los mismos argumentos recurrentes que viene usando desde el principio” del caso y ha asegurado estar sorprendido porque “se solicite todavía a día de hoy la prórroga sin tener en cuenta una grave lesión del derecho constitucional”.

Ha comparado la situación del proceso con un partido de fútbol en el que “no se deja a un equipo salir del vestuario, con la portería vacía y sin árbitro”.

Considera que su cliente, en caso de ser condenado, tendría la pena prácticamente cumplida con los dos años que ya ha estado en prisión y ha puesto como ejemplo un caso de defraudación fiscal de 150 millones de euros, en el que la pena a la que fue condenado el responsable fue de 4 meses de cárcel, sustituibles por multa.

Además, ha criticado que la Fiscalía continúe sin concretar los delitos que imputa a Correa y cree que ése debería ser el “mínimo esfuerzo” que se pide a un fiscal cuando solicita una prórroga de prisión.

Cuando se celebraba la vista, el primo y presunto testaferro de Correa, Antoine Sánchez, que quedó en libertad bajo fianza de 40.000 euros el pasado 14 de enero, se ha personado en el tribunal tal y como estableció el juez al acordar su libertad con la obligación de que compareciera los lunes y viernes de cada semana.

A preguntas de los periodistas, Sánchez se ha limitado a señalar que no tenía nada que decir.

La vista ha coincidido también con la salida a la luz de un nuevo informe policial del pasado 19 de enero que desvela que la trama de corrupción pagó en 2003 y 2004 estancias en hoteles y billetes de avión o tren al ex alcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid) Jesús Sepúlveda (PP) y a su familia por valor de 27.992 euros a través de la agencia de viajes Pasadena.EFE

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.