Álex de la Iglesia dimitirá por su desacuerdo con la ley Sinde

El presidente de la Academia de Cine, Álex de la Iglesia, dejará su cargo tras la gala de entrega de los Premios Goya, que se celebrará el 13 de febrero, por su desacuerdo con el pacto alcanzado por el Gobierno con el PP y CiU para salvar la ley Sinde en el Senado.

“Después de la gala, dimito como presidente”, ha anunciado el cineasta en un artículo publicado en la edición digital del diario El País.

Fuentes de la Academia de Cine han asegurado a Efe que desconocían la decisión de su presidente, de la que aún no han informado oficialmente.

De la Iglesia, que fue elegido presidente de la Academia de Cine en junio de 2009, criticó anoche el acuerdo sobre la ley Sinde y afirmó que el PSOE, el PP y CiU “han pactado una ley que no convence a nadie”.

“El PP ha enfangado una cosa de por sí enfangada”, aseguró el presidente de la Academia de Cine en su cuenta de Twitter.

De la Iglesia ha vuelto a recurrir hoy a este medio para comentar la decisión de dimitir y ha señalado que no hará efectiva su renuncia “ahora” para no “perjudicar a los compañeros de profesión”.

Por este motivo ha anunciado que se mantendrá en el cargo hasta la entrega de la XXV edición de los premios Goya, en la que su película “Balada triste de trompeta” parte como máxima favorita, con quince candidaturas.

En la recepción ofrecida el pasado sábado a los finalistas de los Goya, el presidente de la Academia de Cine había mostrado su intención de hacer llegar a los partidos políticos una propuesta alternativa a la ley Sinde para lograr un consenso sobre las medidas antipiratería.

El cineasta convocó hace unas semanas a representantes del mundo de la industria del cine e internautas para debatir las medidas destinadas a combatir la piratería en internet.

“Soy un mediador -dijo el pasado sábado- y los del medio son siempre los que se llevan las bofetadas”.

De la Iglesia ha mostrado hoy su disposición a continuar el debate sobre las descargas en internet, “pero en un lugar adecuado”.

“Seguiré siendo miembro de la Academia, discutiendo y metiendo la pata como siempre, pero como director de cine, que es lo mío”, ha anunciado en su artículo.

El cineasta vasco había criticado a los socialistas por no dialogar con los internautas en la red, horas antes de que PSOE, PP y CiU acordaran presentar en el Senado una enmienda conjunta a la ley Sinde que refuerza las garantías judiciales en todo el proceso de cierre de una página web de descargas de contenidos ilegales sujetos a derechos de autor.

“No estoy de acuerdo en la manera en que habéis planteado esto. No dialogáis en la red. No es mi trabajo, debería ser el vuestro”, afirmó en Twitter el cineasta, a quien el PSOE respondió: “Dialogamos en la Red y fuera de ella. El gobierno ha sido el primero en llamar a internautas para pedirles opinión”. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.