La EMT incrementa un 18% sus viajeros en 4 años

La Empresa Municipal de Transportes ha alcanzado durante 2010 los 43.141.944 pasajeros, una cifra que supone un 2,16% más que en 2009 (911.723 viajes más) y un 18% más que en 2007 (6,5 millones de viajeros más), según ha destacado la alcaldesa de Palma, Aina Calvo.

Palma se coloca así como la excepción española en lo que a transporte público se refiere ya que, tal y como ha señalado la gerente de la EMT, Fuensanta París, durante estos últimos años en todo el territorio nacional el número de usuarios de autobuses urbanos se ha reducido, mientras que aquí va en aumento.

Este incremento en el número de viajes que se realizan en autobús urbano responde, según ha detallado Calvo, a la incorporación de ocho nuevas líneas al servicio, algunas de las cuales han tenido subidas de usuarios de hasta el 75% durante 2010, como es el caso de la que une el Aeropuerto con la Playa de Palma.

También las nuevas conexiones con el recién estrenado Hospital Universitario de Son Espases han tenido gran acogida, ha explicado hoy París, entre las que ha citado la línea 20 que ha incrementado sus viajes un 65%; la 33 y la 34, que han logrado “casi 50.000 viajes en solo dos meses”.

Además de las nuevas líneas, Calvo ha mencionado el aumento de frecuencias y los incentivos (menores de 16 años gratis) como factores fundamentales de este incremento de usuarios, que se ve reflejado también en la subida del número de abonos, con más de 5 millones de los llamados T-20.

El coste que este servicio de transporte público supone al Ayuntamiento ronda los 23 millones de euros al año, cifra que es igual a la de 2008 y que en 2009 fue incluso un millón y medio inferior, ha remarcado París.

En ese año 2009 las cuentas de la EMT se cerraron con un déficit de 3,5 millones, una situación que, ha adelantado la gerente, se volverá a repetir este año.

A este respecto, la alcaldesa de Palma ha defendido que el déficit va ligado al aumento de inversiones en el servicio y ha recordado que en 2007 también había déficit y, sin embargo, entonces no se hicieron mejoras.

Aún así, Calvo no renuncia a que estas inversiones que ahora dejan déficit, permitan seguir aumentando usuarios y lograr que las cuentas de los próximos años se cierren en positivo: “Lo ideal es reducir es reducir el déficit pero sin poner en riesgo el funcionamiento del servicio y la calidad del mismo”, ha dicho. Para contribuir a esa reducción el Ayuntamiento ya está trabajando en un plan de viabilidad del servicio.

El reto para lo que queda de legislatura será terminar la adaptación de los sistemas tecnológicos de la tarjeta intermodal y de la ciudadana, para que sean compatibles en los distintos medios de transporte.

Otra de las cuestiones que tendrían que estar en marcha este, pero sobre la cual “no hay acuerdo político”, es la de la compra de nuevo autobuses para renovar la flota actual y dejar la fórmula de “renting” por la que se rige ahora el servicio. La compra de estos nuevos autobuses supondría un ahorro de 1,9 millones de euros este año y de 900.000 el resto.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.