España lidera el intercambio P2P de pornografía infantil en Europa

España es el país que más archivos con contenidos relacionados con la pornografía infantil comparte en Internet en Europa y el segundo que más lo hace en todo el mundo, sólo superado por Estados Unidos, según un estudio hecho público hoy.

Según el informe “Situación de la pornografía infantil en la red”, realizado por la Fundación alia2 con datos de 2010, más de 16.000 personas intercambiaron en España archivos con pornografía infantil a través de las redes peer-to-peer’ (P2P), registrando junto con Estados Unidos y México el 80 por ciento del total de archivos en todo el mundo entre enero y septiembre de 2010.

“España es uno de los países con más detenidos en este ámbito”, dijo Juan Salom, jefe de la Unidad de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil, durante la presentación del estudio martes en Madrid.

“Aún así, cada vez hay más (delitos de este tipo), (…) especialmente en las redes sociales”, agregó, calificando de “preocupantes” las cifras registradas en España, con 645 archivos diarios detectados y 47.742 archivos en total, sólo superada por EEUU con 86.767 archivos rastreados por las autoridades.

Arturo Canalda, Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid – que también ha participado en el estudio -, dijo que la destacada posición de España en esta clasificación podía estar relacionada en parte con los altos índices de uso de Internet con banda ancha en el país, pero que estaba especialmente motivada por un problema educativo “de primera magnitud”.

Según datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2009, en España ya hay 21 millones de usuarios de Internet y el 85,1 por ciento de los niños de entre 10 y 15 años han accedido a la red durante el periodo de tiempo analizado en el estudio, lo que supone un aumento del 24,9 por ciento respecto a 2004.

En la mayoría de los casos, los niños realizan esta práctica sin la supervisión de un adulto, y no cuentan con una formación básica sobre seguridad en la red, según UNICEF, que añade que un tercio de los adolescentes de entre 12 y 17 años ha proporcionado en alguna ocasión su email o teléfono a través de Internet a alguien cuya identidad real no podían confirmar.

Además, el 17 por ciento de estos jóvenes ha quedado físicamente con alguna de estas personas, y el 5 por ciento acudió sin compañía a la cita, según esta organización.

Por este motivo, los responsables del estudio subrayaron la importancia de la educación como un factor clave para combatir los ciberdelitos, proporcionando los conocimientos adecuados sobre nuevas tecnologías para fomentar un uso responsable de éstas, algo en lo que padres, profesores y la administración pública deberían implicarse de manera conjunta.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.