Esquerra Unida se presenta en Manacor como la alternativa al bipartidismo y a la derecha económica

Más de 300 personas se congregaron ayer a la cena organizada en Manacor por Esquerra Unida. Tras una agradable velada, Xavier Morell, coordinador de EU de Manacor y candidato al ayuntamiento, Manel Carmona, coordinador de EU de les Illes Balears y candidato al Parlament, y Willy Meyer, eurodiptado por Izquierda Unida, dirigieron unas palabras a la militancia que no se quiso perder el acto pese a ser una noche lunes.

El anfitrión, Xavier Morell, inició su intervención agradeciendo el esfuerzo de todas las personas que se dieron cita en Manacor para acudir a la cena. Acto seguido, no dudó al decir que el 22 de mayo será histórico, Izquierda Unida entrará en el ayuntamiento de Manacor.

Morell pudo presumir de la honestidad de Esquerra Unida al afirmar que es un partido “limpio de corrupción”, a diferencia de otros que se presentan en Manacor. También quiso equiparar la calidad de vida de Manacor con la de otras ciudades de España donde gobierna Izquierda Unida y apostó por modernizar la ciudad y hacerla más amable y sostenible con una clara vocación de dar protagonismo al transporte público colectivo, como el tren, y a los alternativos al coches, como las bicicletas.

También quiso abogar por las alternativas a las privatizaciones y el fomento de empleo desde el ayuntamiento. Puso el ejemplo de la cooperativa que se organizó desde la regiduría de EU en el Ayuntamiento de Sencelles para dar un servicio de escuela 0-3 años. Denunció las carencias en educación, y no solamente en el segmento de 0 a 3 años. También recordó una vieja reivindicación, un casal de jóvenes y entidades, del que ya disponen todos los municipios vecinos.

Finalmente, invitó a la ciudadanía a participar del programa electoral que están confeccionando.

A continuación, el manacorí Manel Carmona, criticó al presidente del Govern Balear, Francesc Antich por sus declaraciones en las que manifestó que “le sabía mal” que hubiese prospecciones para buscar yacimientos de hidrocarburos frente a las costas de Ibiza. Carmona exigió a Antich que “no le tiene que saber mal, lo que tiene que hacer es defender nuestra tierra, proteger nuestro entorno que es de lo que vivimos, es nuestra principal industria” y apostilló que “Antich tiene que decirle a su jefe, José Luis Rodríguez Zapatero, que no queremos barrenos submarinos ni lodos tóxicos en nuestras costas ni destruir el lecho del mar, ni que unos pocos se enriquezcan a base de sacar petróleo porque lo que queremos esque la gente de Ibiza siga teniendo turistas que la quieran visitar y que les den puestos de trabajo y que se cree riqueza”.

El PP no quedó indemne y resaltó que lo que más le preocupó a José Ramón Bauzá en Menorca es el acoso que sufre su partido por parte del Poder Judicial. Carmona replicó que si el PP fuera un partido limpio esto no le pasaría, como no le está pasando a Esquerra Unida. Finalmente recordó que en todas las encuestas, Izquierda Unida es un valor al alza y que el 22 de mayo es fundamental no quedarse en casa, salir a votar, y que se recuerde que Esquerra Unida es el instrumento para el cambio, para facilitar la redistribución de la riqueza.

Carmona dio paso a Willy Meyer quien empezó haciendo un reconocimiento a la militancia de Esquerra Unida de les Illes Balears por haber ganado la batalla por mantener la federalidad en lugar de optar por formar un partido de ámbito mallorquín. “Gran parte de las decisiones que afectan a las Baleares se toman desde el Congreso de los Diputados o desde el Parlamento Europeo y es por ello que es tan importante que una organización política tenga referentes más allá de su región”.

A continuación evocó de nuevo la tendencia al alza que todos los estudios demoscópicos atribuyen a Izquierda Unida y aseguró que “con los actuales resultados tenemos asegurado el Grupo Parlamentario pero además, queremos disputar la hegemonía de la izquierda a la socialdemocracia”. Expuso que “la socialdemocracia se ha aliado con los poderes económicos” a lo que añadió que “el PP y el PSOE nos hacen partícipes de la teatralización de la política: escenifican sus diferencias pero después votan lo mismo en las cuestiones importantes, las económicas”.

De cara a las elecciones de 2012, Meyer expuso a Izquierda Unida como la alternativa al bipartidismo, “una alternativa participada desde abajo, pueblo a pueblo, en un gran proceso de elaboración colectiva que finalice con un programa que haga frente a las políticas del PPSOE, una alternativa que no castigue a trabajadores y trabajadoras, que no recorte los salarios, que no recorte las pensiones ni aumente la jornada laboral”. Este apartado lo concluyó recordando que “hay dinero, pero hay que ser valientes para redistribuirlo: entre el 2000 y el 2010 los presupuestos de defensa aumentaron un 40%, mientras seguíamos sin tener escuelas suficientes “.

Meyer argumentó que IU es la alternativa al bipartidismo al recordar que es la única fuerza política a nivel estatal que se opone frontalmente al capital y a la derecha económica y recordaba que en la votación en la eurocámara a favor del aumento del horario laboral, a excepción de IU, la eurocámara votó a favor en pleno, el grupo verde incluido.

El eurodiputado de IU calificó de vergonzosa la política exterior y de vecindad de la UE. “La UE ha tenido acuerdos de asociación con los estados de Israel, Egipto, Túnez y Marruecos. En dichos acuerdos existe una cláusula segunda en la que se explicita la necesidad de cumplir con el Derecho Internacional y con los Derechos Humanos para mantener tales acuerdos, y nunca se han congelado tales acuerdos pese a haberse suscrito con gobiernos criminales”. En palabras de Meyer “La UE decidió tener a Ben Alí y a Mubarak como cómplices necesarios y financiarles con dinero público europeo”.

No se ahorró críticas a la ministra de exteriores española, Trinidad Jiménez, quien no dudó a la hora de renovar los acuerdos de pesca con Marruecos pese a que éstos incluyen las aguas del Sahara Occidental. Para Meyer, las aguas del Sahara Occidental son del Sahara Occidental y no de Marruecos y el hecho de incluirlas en el tratado de pesca evidencian que a España le importa más los beneficios económicos que los Derechos Humanos.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.