El Madrid empató a uno ante el Lyon

El Real Madrid CF empató a uno ante el Olympique Lyonnais y sigue sin conocer la victoria en el estadio del conjunto francés. El equipo español se adelantó por medio de Karim Benzema, pero a menos de diez minutos del final Bafétimbi Gomis igualó la contienda en el partido de ida de los octavos de final de la UEFA Champions League.

Después de seis temporadas sin clasificarse para los cuartos de final de la Champions, el Real Madrid viajaba al Stade de Gerland con la presión de superar una ronda que se le resiste desde hace mucho y de conquistar un estadio que siempre ha visto perder al conjunto español. Para ello José Mourinho apostó por reforzar la línea defensiva, dejando en el banquillo a Marcelo y sacando como titulares a Álvaro Arbeloa y a Sergio Ramos. Sin embargo en el centro del campo introdujo a Ángel Di María, descartando por lo tanto una línea medular con tres pivotes.

Los primeros compases dejaron claro que el Lyon iba a cederle totalmente la iniciativa al Madrid. El equipo de Claude Puel saltó al campo con la intención de esperar atrás, dejar el balón al rival y esperar cualquier fallo o imprecisión para hacer daño al equipo español. Y fue una táctica que incomodó al Real Madrid desde el primer momento. Pocos espacios, mucha concentración de jugadores en el centro del campo y la constante amenaza de César Delgado y Michel Bastos por las bandas en cuanto el Lyon recuperaba el balón.

A partir del minuto 20, el equipo francés subió un peldaño su nivel de intensidad y el partido dejó de tener dueño en lo que a la posesión se refiere. El conjunto local, alentado en todo momento por su afición, veía al Madrid con pocas ideas y comenzó a elaborar jugadas de ataque cada vez más peligrosas. En una de ellas Anthony Réveillère puso un gran centro al interior del área que hubiera rematado solo Yoann Gourcuff de no ser por un oportuno despeje de Xabi Alonso.

La respuesta, y el primer disparo a puerta del Madrid, llegó en el minuto 29 con un tiro lejano de Di María que detuvo en dos tiempos Hugo Lloris. Y justo después Mesut Özil provocó una falta con la que Cristiano Ronaldo obligó al portero francés a hacer gala de sus mejores reflejos. Dos ocasiones que no amedrentaron al Lyon, que en el minuto 34 dispuso de la mejor ocasión del partido hasta el momento en un contraataque que acabó con un mal despeje de Casillas que Gomis, solo ante la portería, envió alto.

Poco más pasó antes del descanso en un partido típico de Champions. Todo intensidad, muchos nervios y toda la atención de ambos equipos puesta en no perder la eliminatoria en el partido de ida. La segunda mitad se inició con mucho más ritmo que la primera. Nada más comenzar Bastos cometió una falta que le costó una amarilla que no le dejará jugar en el Bernabéu. Ronaldo aprovechó la ocasión para enviar el libre directo posterior al palo con uno de sus clásicos lanzamientos de falta. Por si fuera poco, un saque de esquina posterior fue rematado por Sergio Ramos al larguero en cinco minutos locos en los que el Madrid estuvo, en dos ocasiones, muy cerca de adelantarse.

El Lyon ya no presionaba tan arriba como en los primeros 45 minutos y eso lo agradeció el Madrid. Entonces Mourinho decidió dar entrada a Karim Benzema, ex jugador del conjunto galo, en detrimento de Emmanuel Adebayor. Y el efecto fue inmediato. En el primer balón que le llegó al delantero francés tras un pase de Ronaldo, Benzema fue evitando rivales en el área, dejó a Lloris caer al suelo y acabó marcando con un disparo raso que no pudo despejar Cris en línea de gol.

El tanto del ‘9’ del Madrid, su quinto en seis partidos en esta Champions, cambió el partido. Inmediatamente Puel introdujo a gente para buscar el empate como Jérémy Pied y Jimmy Briand. Pero estos cambios no provocaron un cambio en el control del balón. El Madrid, reforzado en el centro del campo con la entrada de Lass Diarra, acaparaba casi toda la posesión aunque de una forma bastante inofensiva.

El verdadero peligro del Madrid a partir del 0-1 iba a llegar en los contraataques. Como era lógico, el Lyon adelantó sus líneas para no marcharse a Madrid con un resultado tan negativo, y eso dejó espacios para que Benzema, Ronaldo y Marcelo buscaran el segundo gol blanco.

Pero Gerland no quería dejar de ser maldito para el Real Madrid y a siete minutos del final Gomis aprovechó un toque de cabeza de Cris tras una falta lateral para poner el 1-1 en el marcador. Un tanto que recompensó la lucha del delantero francés durante todo el partido y que mete de nuevo al Olympique de Lyon en la lucha por una eliminatoria que vivirá su episodio final el 16 de marzo en el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.