Conectarse a una red WiFi supone perder un 30% de velocidad de Internet

La red WiFI se come de media el 30% de la velocidad de una conexión ADSL, según un estudio que compara la velocidad del cable frente a la inalámbrica en España y otros países. El problema se agrava cuando el router está en otra habitación o si lo tenemos configurado de fábrica.

Partiendo de más de un millón de tests realizados por 14.001 voluntarios de Estados Unidos, Italia y España, Epitiro ha elaborado un informe bastante claro en el que se hace notar lo que muchos ya sabíamos: es mucho mejor utilizar un cable Ethernet para conectar el ordenador al router o cablemódem.

Sin embargo, la proliferación de los ordenadores portátiles, superando ventas de sobremesa ya en 2008, ha hecho que la tecnología Wi-Fi sea el principal método de conexión a la red actualmente por encima del cable físico. Y no acabará ahí. Los tablets, otro dispositivo orientado a las comunicaciones totalmente inalámbricas, vienen pisando con fuerza.

El estudio concluye que de media, tomando los valores de los tres países, el rendimiento cae de unos 6,7 Mbps usando conexión cableada a 4,6 Mbps mediante Wi-Fi, un 31,6%.

Los datos en España son bastante similares, ya que se baja un 30,1%: desde 5,5 Mbps en cable, a 3,9 por Wi-Fi.

Además de esta pérdida de velocidad, se notó un aumento de entre un 10 y un 20% de la latencia, así como una subida del jitter (variación del retardo de llegada de los paquetes) y de la tasa de paquetes perdidos. Para navegar y enviar correo electrónico estos parámetros pueden no ser importantes, pero para aplicaciones como juegos on-line, videoconferencia o VoIP los requisitos de jitter y pérdidas toman el calificativo de críticos.

Por ello, es bastante importante optimizar en medida de lo posible el rendimiento de nuestra red inalámbrica.

Una de las soluciones básicas es mover de canal nuestra red a otro que no esté demasiado saturado por otras redes que interfieren en su funcionamiento.

Además, si nos es posible, lo ideal sería también acercar físicamente el router inalámbrico al lugar desde donde nos solemos conectar. Si normalmente estamos con el portátil en el sofá del salón, lo mejor será poner el dispositivo en la misma habitación, para evitar pérdidas de potencia por paredes. Nos llegará mayor potencia de señal, así que se podrá utilizar una modulación con mayor número de bits por símbolo y obtener un mejor rendimiento.

Desde la propia Epitiro, por último, instan a los operadores a realizar estudios de lo que ellos llaman calidad de experiencia.

Es decir, conocer qué rendimiento perciben los usuarios de sus productos y trabajar en base a eso, pues la velocidad es la principal característica en la que un cliente doméstico se fija a la hora de escoger o cambiar de operador.

Si además de los problemas en la red del operador que pueden surgir esporádicamente la instalación doméstica es defectuosa, las sensaciones son negativas.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.