El Madrid se planta en cuartos

El Real Madrid CF goleó al Olympique Lyonnais por 3-0 en su estadio y se clasificó con brillantez para los cuartos de final de la UEFA Champions League. La gran noche europea de los blancos quedó reflejada en el marcador por los goles de Marcelo, Karim Benzema y Ángel Di María.

La fría velada madrileña comenzó con la confirmación de la presencia de Cristiano Ronaldo en el once inicial del conjunto de José Mourinho. El portugués fue duda hasta pocas horas antes del choque por unas molestias musculares y finalmente fue de la partida desde el inicio. Pero tras seis temporadas encallado en los octavos de final de la UEFA Champions League, el Madrid no tenía tiempo para distraerse en posibles ausencias o presencias y saltó al campo con la ambición que le obligan a tener sus nueve entorchados en la máxima competición de clubes de Europa. Por su parte, el Lyon llegó al Bernabéu dispuesto a repetir la hazaña de la pasada temporada (eliminó al Madrid en esta misma ronda) aunque con una alineación algo conservadora en la que no estaban ni Bafétimbi Gomis ni Miralem Pjanić (autores de los goles de la ida de este año y de la vuelta de la pasada campaña respectivamente).

Los primeros minutos verificaron lo que los onces iniciales sugerían. El Madrid apostó desde el minuto uno por buscar la portería de Hugo Lloris, y el Lyon optó de inicio por esperar a su rival atrás para intentar hacerle daño a la contra. La agresiva salida de los locales no tardó en dar sus frutos y tras una buena jugada de Marcelo que acabó en córner, Xabi Alonso envió el primer remate del partido al poste.

Una vez superada la tromba inicial del Madrid, el Lyon se asentó sobre el campo y empezó a reclamar su dosis de protagonismo. Con el objetivo claro de buscar siempre a Lisandro López, el equipo de Claude Puel empezó a elaborar algo más su juego y a quitarle la iniciativa al Madrid. Pero el conjunto de Chamartín se jugaba mucho en esta noche europea y pronto reaccionó a través de un remate de cabeza de Ronaldo que tuvo que parar en dos tiempos Lloris.

Problemas que también tuvo Iker Casillas para repeler un disparo de César Delgado en el minuto 21, y es que el partido no tenía dominador claro y tanto peligro llevaban los directos ataques del Madrid, claro ejemplo fue el de Ronaldo en el minuto 27, como las rápidas contras galas. Aunque ninguna jugada tuvo la factura y la brillantez de la que supuso el primer gol blanco. Marcelo subió el balón con su habitual descaro, realizó una bella pared con Cristiano Ronaldo y después se deshizo de los dos últimos defensores con dos precisos recortes antes de batir a Lloris y enviar el partido con 1-0 al descanso no sin que antes el portero del Lyon volviera a intervenir de forma decisiva tras un remate de Benzema.

En el segundo tiempo Puel introdujo en el campo a Gomis y retiró a Jimmy Briand para buscar algo más de presencia ofensiva y evitar que todos los defensores blancos tuvieran como única referencia a Lisandro. El Madrid respondió saliendo con la misma intensidad con la que acabó la primera mitad. Mesut Özil, omnipresente en los ataques blancos, dirigía las operaciones con Benzema y Ronaldo moviéndose con mucho sentido a su alrededor.

Pero las ocasiones claras se hicieron de rogar hasta el minuto 66. Fue entonces cuando Benzema aprovechó un balón suelto tras un choque entre Özil y Dejan Lovren para batir por bajo a Lloris y doblar la ventaja del equipo de Mourinho. Una jugada afortunada que sirvió como recompensa al buen trabajo realizado por el Madrid durante todo el partido y que abrió definitivamente la defensa del conjunto francés.

El Lyon se volcó irremediablemente en ataque y Mourinho aprovechó para sacar a Emmanuel Adebayor en lugar del tocado Ronaldo e intentar cerrar definitivamente la eliminatoria. Y lo consiguió en apenas cinco minutos, ya que otro despiste defensivo de los centrales del equipo francés dejó solo a Di María en la frontal y el argentino no perdonó picando suavemente el balón por encima de Lloris a falta de un cuarto de hora para el final.

El resto del partido fue un ejercicio de control por parte del Real Madrid. Con la afición del Bernabéu desbocada, el equipo blanco aguantó con sobriedad los últimos compases y estalló de alegría con un pitido final que deja atrás seis temporadas de decepciones en la UEFA Champions League. El sorteo que dictaminará los enfrentamientos de cuartos de final y los cruces de semifinales tendrá lugar este viernes 18 de marzo. ©UEFA.com

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.