El Consell considera la declaración de la Serra una oportunidad para unir turismo, cultura y patrimonio

El Consell de Mallorca recibió con satisfacción la decisión de la UNESCO, adoptada ayer, en París, de declarar la Serra de Tramuntana Patrimonio Mundial de la Humanidad, dentro de la categoría de Paisaje Cultural. Hay que recordar que la Serra era la única candidatura española presentada este año a la consideración del Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO, que en esta edición habrá valorado un total de 35 propuestas de lugares naturales y culturales.

La determinación del organismo internacional fue notificada al ex director insular Jaume Mateu, quien se encontraba ayer en la capital francesa en representación del Consejo de Mallorca. Rápidamente, la declaración de la Serra como Patrimonio Mundial de la Humanidad fue comunicada a la presidenta del Consell, Maria Salom, y a los miembros de su equipo de gobierno y del anterior presidido por Francina Armengol, así como a los alcaldes de los municipios afectados.

La Serra, que ocupa el litoral norte de la isla, tiene una fuerte significación cultural, ambiental e incluso espiritual para Mallorca. Precisamente por este motivo, el Consell de Mallorca promovió su candidatura para incorporarla en la lista de Patrimonio Mundial UNESCO. La Serra es candidata a ser declarada Patrimonio desde 1996, cuando fue incluida a la relación previa de posibles declaraciones, aprobada por el Ministerio de Cultura y reconocida por la UNESCO.

Aún así, los esfuerzos para salir adelante la candidatura dieron un paso decisivo en 2008, cuando el Consell presentó un primer documento ante el Consejo Nacional de Patrimonio. El hecho que España sólo pueda presentar una candidatura al año obligó a la institución insular a trabajar de lo lindo para conseguir que el lugar fuera seleccionado de entre todas las propuestas presentadas por las diferentes Comunidades Autónomas. Finalmente, el trabajo dio su fruto en el mes de julio de 2009, a lo largo de una reunión del Consejo Nacional de Patrimonio celebrada en el Palacio del Almudaina. Fue entonces cuando la Serra aconteció, definitivamente, candidata española en la Declaración de la UNESCO en vistas a la resolución que se tenía que adoptar en 2011.

La Serra de Tramuntana es un ejemplo excepcional de un paisaje modelado por el hombre durante siglos, gracias a los sistemas hidráulicos tradicionales y el uso de la piedra en seco para hacer bancales y obtener espacios de cultivo. De la combinación de la cultura islámica, gran conocedora del control del agua, y de la cultura cristiana, que impulsó hasta límites casi imposibles la agricultura de secano basada en el aceite y la viña, resultó el paisaje que todavía hoy perdura, habiéndose convertido en un caso singular y excepcional en el Mediterráneo.

Numerosos artistas y viajeros han valorado, a lo largo de la historia, las excelencias de la Serra de Tramuntana: entre ellos, Ramon Llull, el Archiduque Lluís Salvador, Frédéric Chopin, Miguel de Unamuno o, más recientemente, Robert Graves, Josep Pla, Anglada Camarasa o Camilo José Cela. Todos ellos encontraron en el paisaje de la serra una fuente de inspiración de valor incalculable y apreciaron sus valores estéticos, científicos y espirituales.

La Declaración de la Serra de Tramuntana como Patrimonio de la Humanidad constituye una oportunidad histórica que derivará en numerosos beneficios turísticos, culturales, patrimoniales, sociales y económicos para Mallorca. En este sentido, el equipo de gobierno del Consell considera que este reconocimiento supone no sólo una gran satisfacción por un trabajo que ha culminado positivamente después de muchos esfuerzos, sino también la ocasión de hacer realidad una de las máximas que inspirarán su actuación política: la vinculación entre turismo, cultura y patrimonio.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.