Empate sin goles para Colombia y Argentina

Colombia aprobó en Santa Fe todas las asignaturas futbolísticas pero falló en la definición y solo por eso no venció a una frustrante Argentina en el partido que abrió la segunda jornada del Grupo A de la Copa América.

Argentina se retiró del campo sonoramente reprobada por los hinchas, que por momentos insultaron a sus jugadores y Leo Messi abandonó el terreno de juego abucheado por su propio público, que minutos antes coreaba el nombre de Diego Armando Maradona, todo un grito de guerra en el fútbol argentino.

Messi fuera de posición, errático al que no le salía nada, desembocando en apatía y desmoralización. En el tramo final, lejos de mostrarse ambicioso por lograr la victoria, ha sido invadido por la parsimonia, como si desease que llegara el final para hacer borrón y cuenta nueva.

Solo el guardameta Sergio Romero dio la talla en el equipo local, que fracasó una y otra vez ante un equipo colombiano ordenado tácticamente y con una fortaleza espiritual que contagió a los miles de hinchas que lo alentaron.

El cero definió el primer tiempo de los de Sergio Batista, que repitieron y hasta empeoraron la discreta actuación en el debut del torneo ante Bolivia. Dubitativo en defensa, flojo en el centro del campo y anémico ofensivamente, Argentina no se fue al descanso en desventaja porque Sergio Romero estuvo lúcido y expeditivo en las que le tocó intervenir y porque Dayro Moreno malogró una situación que le costará olvidar cuando corría el minuto 25.

Colombia cedió el terreno y la posesión del balón al equipo local, con cuatro defensas bien concentrados, un medio tapón, otros cuatro perros de presa que defendían y se desplegaban en ataque y Radamel Falcao como ariete y único jugador que no pasaba la línea de la pelota a la hora de recuperar.

Pero ni bien los de Hernán Darío Gómez descubrieron la endeblez defensiva de Argentina, comenzaron a animarse y a generar sensación de peligro constante en las cercanías de Romero.

La Albiceleste no hacía pie en el centro del campo, donde Javier Mascherano, hoy extremadamente rústico, se debatía en solitario ante la superioridad numérica que en esa zona ejercía Colombia y la intrascendencia de sus laderos Ever Banega y Esteban Cambiasso, que nunca encontraron su lugar. Solo Pablo Zabaleta plantó cara en los primeros minutos con algunas proyecciones interesantes por la banda derecha, que no tenían continuidad en ninguno de los tres delanteros, incluido un Lionel Messi desconocido.

La primera gran ocasión para marcar fue del equipo colombiano, tras un centro desde la izquierda de Moreno que alcanzó a ser conectado defectuosamente por Adrián Ramos en el centro del área a los 19 minutos.

Seis más tarde, y después de un grosero error de Gaby Milito, Moreno se lo perdió solo, y con Romero caído en el suelo, cuando los numerosos hinchas colombianos ya celebraban el gol y los argentinos se resignaban a su suerte.

También Ezequiel Lavezzi malogró un mano a mano a los 34 minutos, a pase profundo de Leo Messi, mientras que Colombia dos veces estuvo a punto de marcar, por remates lejanos de Moreno y Falcao, antes de marcharse a los vestuarios. El portero del holandés AZ Alkmaar consumó la injusticia.

La primera sorpresa de la segunda parte fue que ‘Checho’ Batista no metiera mano en el equipo, lo que sí hizo a los 62 con el ingreso de Fernando Gago y de Sergio Agüero por Cambiasso y ‘Pocho’ Lavezzi, respectivamente.

Con menos margen de error, Argentina comenzó a desesperarse y a facilitar espacios a los dirigidos por ‘Bolillo’ Gómez, que tuvieron dos oportunidades clarísimas en los pies de Fredy Guarín y Falcao, conjuradas por Romero. Con Gonzalo Higuaín en el campo, Argentina, ya al ritmo de los hinchas, echó el resto, pero definitivamente no fue su noche.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.