Pau García-Milá: “El primer paso para triunfar es creérselo uno mismo”

El creador catalán de eyeOS dio una lección de motivación a los campuseros desde sus 23 años llenos de experiencias de innovación en internet.

Durante este sábado, se celebran las finales de los concursos y se entregarán los premios a los ganadores, incluyendo el sorteo deL Geek Car de Telefónica.

“El primer paso para triunfar es creérselo, y que no te importe que todo tu entorno vea tu proyecto con negatividad”. Ese fue el principal consejo que Pau García-Milá dio en Campus Party a los asistentes a su charla, un soplo de inspiración para los jóvenes de la mano de un joven de 23 años que hoy tiene éxito con su empresa.

García-Milá es un programador que dejó de estudiar a los 17 años sin decírselo a sus padres para montar una empresa. Así fundó en 2005 eyeOS, el primer sistema operativo en la web del mundo, que se utiliza en 71 países con más de 45 idiomas y lleva 1 millón de descargas. Ha publicado el libro “Está todo por hacer”, y tiene 23 años. Su empresa de software libre hoy tiene 42 personas.

A Pau su padre le decía: “No has hecho nada en la vida. Está todo por hacer”. Y él convirtió el reproche en el título de su libro (Está todo por hacer), que refleja bien la filosofía de este emprendedor catalán que se devora el mundo. Durante su conferencia, Pau García-Milá reflexionó sobre las diferencias culturales que hacen que España no destaque en lanzamiento de proyectos web: “¿Por qué no sale un Facebook o un Twitter desde España? Por la mentalidad. En EEUU, quien tiene la idea, cree que eso puede llegar a ser muy grande. En España, la contamos como con vergüenza o con tono irónico: ‘he tenido una idea pero vamos…no creo que sea gran cosa’. Es decir, el primer freno somos nosotros mismos”, comentó.

“El mejor juez para decir si una idea es buena o mala, es el tiempo”, dijo García-Milá. Buscando entre las diferencias culturales como posible causa de la falta de emprendedores, García-Milá comentó: “En España nos regalan un coche cuando tenemos 18 años, mientras que en Brasil la gente se lo compra a los 3 años de empezar a trabajar. Nos falla la mentalidad, nos falta incentivar el esfuerzo”.

En su charla en Campus Party, Pau fue muy crítico con el funcionamiento de España (burocracia, nulo apoyo al emprendimiento…), y animó a los campuseros a innovar y desarrollar sus ideas: “El primer paso es creérselo. Vamos a creernos la idea, pues eso es el primer peldaño para que tu idea funcione”.

Por último, Pau García-Milá desmontó la creencia de que sea más difícil emprender en un lugar con poco nivel de emprendimiento como es España: “El mejor lugar para empezar algo puede que sea el sitio en el que menos emprendedores hay, porque compites con menos gente. En España, por poco que vaya bien tu proyecto, tendrás mucha más atención”, concluyó García-Milá.

Otro de los ponentes estelares de estos últimos días de Campus Party fue Gianluca Fratellini, animador de personajes en 3D, que lleva dedicando toda su vida a la profesión. Aunque actualmente trabaja en la empresa británica Double Negative, ha pasado por otras tantas importantes compañías como Ubisoft o Ilion Animation Studio.

En su conferencia en Campus Party, Fratellini habló de sus creaciones más recientes, como el extraterrestre protagonista de Paul (Paul, 2011) de Gregg Mottola, o distintos personajes de la todavía inédita John Carter (Andrew Stanton, 2011), primera película con actores de Disney/Pixar; e hizo un repaso por su extensa trayectoria, en la que destacan personajes memorables tanto en cine -Happy Feet de George Miller o Planet 51 de Jorge Blanco, Javier Abad y Marcos Martínez- como en videojuegos -Assassin’s Creed, Prince of Persia, Silent Hill, etc-.

Fratellini entiende los efectos especiales y la animación como la tradicional magia, el ilusionismo, y se remitió hasta los primeros cortos de animación -que eran llevados a cabo por magos- para establecer un recorrido evolutivo desde los orígenes del cine en 2D hasta la actualidad, con el 3D plenamente asentado, pasando por técnicas varias como la rotoscopia o el stop-motion.

Gianluca Fratellini apuesta por una animación al servicio de una buena historia, de un buen guión, y no al revés, tal y como reconoce que ocurre demasiado a menudo en los últimos años. No obstante, tampoco olvida los principios básicos para conseguir una buena animación y, por eso definió los doce pasos esenciales en los que él se basa para conseguir sus excelentes trabajos, desglosándolos uno por uno y ejemplificándolos mediante vídeos de películas conocidas que hicieron reír a todos los presentes.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.