“Prova i error”, el quinto trabajo discográfico de Anegats

Ya podemos encontrar a las tiendas “Prova i error”, el quinto trabajo discográfico de Anegats, una de las bandas puntales de Baleares con más proyección en el panorama musical del rock en catalán. Los de Son Servera, cerca de cumplir una década de trayectoria musical, y con más de 10.000 copias vendidas de sus anteriores trabajos, han acabado de grabar el disco más potente y directo que han ofrecido hasta ahora.

Después de un año dubitativo sobre la continuidad de la banda, los mallorquines Anegats dan un paso firme en sus aspiraciones musicales a través de doce nuevas composiciones que arrecian un estilo indudablemente propio, atribuible a canciones donde la música, las melodías, la intención de las canciones y los músicos mismos, están al servicio de las letras de las composiciones, nunca vacías de significado y mensaje, en el que ellos consideran una ecuación musical lógica.

Anegats cambian de productor musical para ofrecer un sonido mucho más crudo sin alejarse de la frescura y sinceridad que caracterizó sus inicios. El manacorí Juanjo Tur es el nuevo productor escogido, pero los mismos Anegats asumen sin complejos tareas de producción en este quinto trabajo.

El título del disco no tendría que traer a ningún tipo de confusión. “Prova i error” refleja como título una voluntad innata en los humanos de seguir adelante, de perseverar y de encarar el nuevo día, un día tras otro. Quizás una pincelada autobiográfica de su situación actual, en la que los sacrificios por sus sueños e ideales se revelan como el único camino de mantener viva la llama de la utopía del rock.

Cómo siempre, lanzan al público un puñado de canciones para despertar en la gente sentimientos opuestos, emociones y una chispa de autocrítica político-social. Una temática terrenal, resultado de las experiencias vividas recientemente. Efectivamente, la conexión con su público (que va de de los 5 años hasta los 85) es absolutamente indiscutible.

Anegats afirman que no venden humo ni farsas, y se consideran obreros, proletarios de la ola musical que vuelve “back tono” catalan. En un panorama donde quien no vende innovación reguirnyolada (y con mucha publi) accede a la nada, ellos aceptan que hacen rock de calle, del de siempre, del que sirve para cantar la verdad, y punto.

En Pep Álvarez, en José Juan Umbert, y en Paco González, (la parte artística del grupo), vuelven más cínicos, más vivos y más energéticos que nunca. Es, puede ser, el disco definitivo, el disco más esperado en las Islas, una prueba que, visto el éxito de los trabajos anteriores, difícilmente tendría que conducir a ningún tipo de error.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.