Los controladores aéreos lamentan que la privatización de las torres se realice, a toda prisa y corriendo

La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) vigilará que los controladores que quieran permanecer en las torres en proceso de liberalización vean respetados sus derechos laborales, tal y como tutela la Ley 9/2010, el laudo mediado por Manuel Pimentel y el Estatuto de los Trabajadores.

El Sindicato lamenta que el proceso final de adjudicación de las 13 torres de control liberalizables se haya producido a menos de dos meses de unas elecciones generales, lo cual denota la prisa que hay para que el nuevo Gobierno no tenga capacidad de maniobra, en un sector tan sensible como es la gestión de las operaciones aéreas en España.

Usca está convencida que el proceso de liberalización va a causar una serie de problemas muy graves al nuevo Gobierno, opinión compartida por la formación política que en estos momentos lidera las encuestas de cara a ostentar la gobernabilidad de España, el Partido Popular, quien ha entendido que esta adjudicación se ha desarrollado con demasiada celeridad, por lo que acarreará graves perturbaciones a la gestión general del Espacio Aéreo español.

USCA ve absolutamente necesario el mantenimiento de la navegación aérea en manos públicas. No olvidemos que el turismo es uno de los pocos sectores económicos que pueden sacar a este país de la crisis. Según palabras del actual Gobierno de España, tres de cada cuatro turistas entran por los aeropuertos, por lo que dejar esta fuente de ingresos en diferentes manos privadas, a expensas de intereses empresariales dispersos según la localidad de la que estemos hablando, es muy peligroso para la economía nacional.

USCA se congratula de comprobar como AENA, en su nota de prensa, recoge la obligación para los nuevos proveedores de respetar las condiciones laborales de los controladores actualmente destinados en las torres adjudicadas.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.