El CJIB y el movimiento asociativo juvenil reclaman responsabilidad a la administración

Los representantes del CJIB y 36 representantes del movimiento asociativo juvenil de las Islas, han denunciado públicamente el estrangulamiento económico que están sufriendo por parte de la administración (Govern, Consells y Ayuntamientos). La causa es la deuda que mantiene la administración con el Consejo de la Juventud y las entidades juveniles, deuda que supera el millón de euros.

Por este motivo el Consejo de la Juventud de las Islas Baleares, está sufriendo la peor situación de su historia, sin luz, sin poder pagar a sus trabajadores desde hace 5 meses, sin recursos para poder seguir adelante con sus programas y servicios.

Tanto el CJIB como el movimiento asociativo juvenil manifiestan que se solidarizan con todos los sectores que están sufriendo esta situación, especialmente la población más desfavorecida y las entidades de otros sectores cómo el social, el educativo, el cultural o el ambiental, entre muchos otros.

Según palabras de Marta Carrió, presidenta del CJIB, “somos conscientes de la situación de crisis que estamos sufriendo y no somos ajenos a ella, nosotros la juventud queremos contribuir a salir pero no estamos dispuestos a aceptar que quien no ha provocado esta situación la pague”.

Carrió ha expuesto los datos de la deuda del Consejo de Juventud y de las entidades juveniles que han ofrecido los datos, recalcando que es un análisis de datos abierto y al que todavía se están recibiendo aportaciones.

Tanto el CJIB como las entidades juveniles han recalcado que son muchos los jóvenes afectados por los recortes y por la deuda que está generando la administración, tanto trabajadores como usuarios de los servicios y actividades que se llevan a cabo.

Marta Carrió ha comunicado hoy que la situación es insostenible, que durante el mes de noviembre se tendrán que llevar medidas nunca vistas en el mundo asociativo juvenil. El CJIB está estudiando llevar a cabo medidas como un expediente de regulación de empleo (ERE) o la suspensión de la actividad del CJIB. Aparte ha denunciado que el hecho de que el CJIB no haya recibido ni un euro en todo el 2011, ni siquiera de la asignación presupuestaría (como ente público del Govern de las Islas) anual, está provocando gastos no presupuestados que tendrán que ir a cargo del presupuestos del ejercicio 2012 (gastos de representación jurídica, intereses bancarios, intereses de demora del IRPF o la Seguridad social, etc.).

Marta Carrió, se ha mostrado orgullosa de toda la Comisión Permanente (Jóvenes voluntarios) y del equipo técnico, puesto que gracias a ellos, se han podido llevar a cabo las actividades programadas hasta día de hoy.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.