El tren elécrico funcionará en parte en enero de 2012

El conseller de Agricultura, Medio ambiente y Territorio, Gabriel Company, ha comprobado las ventajas de que empezarán a disfrutar los usuarios del Servicio Ferroviario de Mallorca con la implantación progresiva de las unidades de tren eléctrico para cubrir la línea Palma-Enlace. Durante todo el mes de diciembre se harán varias pruebas con las máquinas nuevas para garantizar un funcionamiento correcto antes de la inauguración definitiva, y el próximo mes de enero la ruta Palma-Enlace quedará plenamente cubierta por el servicio eléctrico.

El pasado mes de octubre el Consejo de Administración de Servicios Ferroviarios de Mallorca acordó adjudicar el contrato de servicios de mantenimiento integral de las instalaciones asociadas a la electrificación de la red ferroviaria y metropolitana a la UTE VIMAC, SA–Construccions Llabrés Feliu, SLO, por un importe de 480.177,25 euros (IVA excluido) y un plazo de ejecución de un año prorrogable por un año más. Así mismo, se aprobaron los pliegues que rigen la licitación para adjudicar el contrato de mantenimiento integral y formación de la nueva serie 8.100, el objeto de la cual es mantener la flota de trenes eléctricos y formar el personal de mantenimiento. Estos dos contratos completan el escenario necesario para poner en servicio el material móvil eléctrico.

Tanto las instalaciones asociadas a la electrificación como las unidades de tren eléctricas se pondrán en servicio una vez hayan superado las pruebas previas necesarias. Paralelamente a la incorporación gradual de estos trenes a la circulación diaria de la línea Palma-Enlace, SFM desarrollará el diseño de un nuevo modelo de explotación ferroviaria, adaptado a las necesidades de los usuarios de las diversas líneas, aprovechando las ventajas de las nuevas prestaciones tecnológicas para potenciar y modernizar el conjunto del servicio ferroviario.

La modernización del servicio que supone la circulación mediante unidades de tren eléctricas es, además, una contribución sustancial para el medio ambiente, dado que los trenes eléctricos son menos ruidosos y más limpios. La utilización de trenes eléctricos supone una reducción de la contaminación, puesto que evita el tratamiento de residuos (aceite de motor, lubrificantes, etc.) y reduce la emisión de gases contaminantes. Además, la tracción eléctrica produce niveles de ruido inferiores a los de la tracción diésel, lo cual supone una reducción considerable de la contaminación acústica en las zonas de paso del tren.

En términos de servicio, la utilización de estos trenes permitirá reducir la duración del trayecto entre Palma e Inca, puesto que se consiguen velocidades más altas que con las unidades de tren diésel, y también una mayor capacidad de aceleración y de frenado. Todo esto redundará en tiempo de desplazamiento menores y mayor confort para los usuarios durante el viaje.

En enero de 2012 SFM dispondrá de cinco unidades de tres coches y tres de cuatro coches para cubrir la línea, lo cual ha supuesto un coste de 38.882.263,57 euros.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.