Los socialistas acusan al PP de Palma de crear más parados y más impuestos

El Grupo Municipal Socialista valora muy negativamente los primeros seis meses de gobierno del PP en Palma, caracterizado por el incumplimiento de las principales promesas electorales de Mateo Isern: la creación de puestos de trabajo y la congelación de impuestos. Seis meses después, hay más parados en Palma, 6.339 más desde junio, y los ciudadanos y ciudadanas pagan más impuestos y tasas públicas.

Los socialistas lamentan que las cifras del paro hayan llegado a un recuerdo histórico en Palma, después de seis meses en los cuales, las políticas del PP no han tenido como objetivo las acciones encaminadas a la reactivación de la economía y la creación de puestos de trabajo. Al contrario, los populares han votado en contra de las iniciativas presentadas por el Grupo Municipal Socialista encaminadas a compensar el pago de impuestos a particulares y empresas con los que el Ayuntamiento tenga deudas pendientes, bonificaciones al IBI y al IAE, medidas de fomento de la rehabilitación y pago de la ocupación de terrazas por meses, en lugar de por trimestres.

Durante este tiempo, los socialistas destacan el buen talando del Batle, Mateo Isern, que no ha tenido problemas para rectificar en aquellos casos más evidentes que suponían un abuso de la mayoría absoluta que disfruta el PP: como por ejemplo la finalización de las obras del bloque XII de las viviendas sociales de Camp Redo para que los propietarios puedan volver sus casas o el cese del asesor municipal acusado de maltratos.

Pero cuestionan el efecto de las medidas adoptadas por el PP, especialmente los recortes en los servicios públicos y la subida de impuestos, que lejos de traducirse en un cambio de tendencia respecto a los datos de creación de trabajo, están perjudicando a los ciudadanos y ciudadanas. No sólo hay más palmesanos y palmesanas que se encuentran en situación de paro –concretamente 6.339 más desde junio y 2.543 más desde 1 de diciembre del año pasado- sino que ahora tienen más problemas de formación y orientación laboral, y pagan más impuestos y precios públicos: un 12% más de Impuesto de Bienes Inmuebles y un 23% más en el precio del billete del autobús.

Los socialistas instan al equipo de gobierno, a no perder el tiempo en cambiar el nombre de la ciudad, a adoptar de manera urgente una serie de medidas que han ido reivindicando durante estos seis meses:

1. La aprobación de un plan de ocupación acordado con los agentes sociales.

2. La reivindicación al Govern del dinero que debe al Ayuntamiento en concepto de ley de capitalidad de 2011 y la inclusión en el presupuesto de la Comunitat Autónoma de una cantidad no inferior a los 30 millones previstos en la Ley de Capitalidad.

3. La puesta en marcha de medidas de reactivación económica, como algunas de las que el Grupo Municipal Socialista ha presentado.

4. Y, por último, la tramitación urgente del presupuesto del Ayuntamiento de Palma para 2012, para facilitar a la inversión privada una previsión cuidadosa de futuro.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.