La Policía Nacional interviene un servidor cuando enviaba “spam” a más de 300.000 correos para capturar credenciales bancarias

Agentes de la Policía Nacional han intervenido un servidor justo en el momento en el que enviaba “spam” a más de 300.000 cuentas de correo para capturar las credenciales de tarjetas bancarias. El servidor ha sido localizado en el domicilio de los cabecillas de una organización internacional dedicada a las estafas masivas a través de Internet, ubicado en Alcalá de Henares (Madrid). La Policía Nacional ha detenido a los ocho integrantes de esta banda que había logrado estafar más de 1.300.000 euros en España e Italia. Se trata de una operación de la Policía española con la colaboración la Policía Postal Italiana. Hasta el momento se han identificado a más de 350 víctimas en el territorio nacional, principalmente en el archipiélago canario.

Uno de los líderes de este grupo fue localizado en Italia pero la clonación de las páginas webs de entidades bancarias italianas, afectadas por la estafa, era desarrollada en España, en concreto en Alcalá de Henares (Madrid). Tres personas han sido arrestadas en la citada localidad madrileña, una en Valencia y otras cuatro en Castellón.

Las pesquisas se iniciaron a finales de agosto cuando el servidor web de una empresa naviera fue atacado, obteniendo los datos de miles de tarjetas bancarias. Los agentes han investigado alrededor de 600 tarjetas bancarias vinculadas a ese ataque informático.

Se evita una estafa de 7 millones

Su modus operandi consistía en obtener la numeración de las tarjetas así como las demás credenciales necesarias. Posteriormente realizaban compras masivas en Internet tomando fuertes medidas de seguridad para no ser descubiertos a la hora de la entrega física de los productos. Aportaban números de teléfono que sólo usaban temporalmente y facilitaban domicilios que no eran los suyos esperando a los transportistas en los portales o puertas. Además, cambiaban con frecuencia los viviendas donde recogían los artículos, así como las suyas propios. Una vez en su poder los objetos eran almacenados en puntos de seguridad y vendidos a través de páginas web de compra-venta.

El importe defraudado en España se estima que podría superar los 500.000 euros y con la desarticulación de la red se ha podido evitar que, aproximadamente, otros 7.000.000 € fueran estafados.

La operación, que continúa abierta, se ha saldado con la detención de 8 personas entre las que se encuentra uno de los miembros más destacados, cuya misión era la de dar salida en el mercado negro a las mercancías fraudulentas. Además se han registrado dos domicilios en Alcalá de Henares (Madrid) en los que se han intervenido, entre otros efectos, un servidor, dos antenas receptoras de señal wifi, ordenadores portátiles y material y numerosa documentación.

Un fraude de 800.000 en Italia

Por otra parte y desde 2010, se había llevado a cabo una investigación a través de la Agregaduría de Interior en la Embajada de España en Roma, con la Policía Postal Italiana, con relación a la actividad delictiva conocida como “phishing” desarrollada principalmente en este país por parte de un grupo con ramificaciones en España. El grupo estaba compuesto por unas 40 personas habían logrado conseguir centenares de datos reservados de acceso a cuentas corrientes on line de varias instituciones bancarias italianas, con un fraude de aproximadamente 800.000 euros. Si bien uno de los cabecillas de este grupo fue localizado allí, la actividad relativa a la creación y actualización de sitios clonados era desarrollada en España por parte de dos ciudadanos rumanos a cambio del 50% de los beneficios obtenidos.

La operación ha sido coordinada por la Brigada de Investigación Tecnológica perteneciente a la UDEF Central de la Comisaría General de Policía Judicial; y los Grupos de Delitos Económicos y Tecnológicos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Santa Cruz de Tenerife, Valencia y Castellón de la Plana. Además ha contado con la colaboración de la Policía Postal Italiana.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.