Colisionan dos barcos en el Estrecho sin graves consecuencias

El buque ‘Milenium Dos’ de Transmediterránea ya está en el puerto de Ceuta donde ha llegado por sus propios medios. Los pasajeros del buque de alta velocidad, que esta noche ha sido embestido en aguas del Estrecho por el carguero “New Glory”, no podían disimular su emoción al pasar la puerta de acceso a la estación marítima de Ceuta.

“Hemos llorado mucho, hemos rezado mucho y hemos pasado miedo”. Esta frase de un grupo de estudiantes que viajaba a bordo del barco sirve para resumir la angustia vivida por un pasaje compuesto por 184 pasajeros, de los cuales once eran bebés.

Los pasajeros, nada más bajar del barco cuando el reloj reflejaba las 03,50 horas de la madrugada, se fundían en un abrazo con los familiares que les esperaban ansiosos en el interior del puerto ceutí. Abrazos, llantos y alegría eran los sentimientos que se entremezclaban en la estación marítima ceutí después de que los pasajeros pusieron fin a 9 horas en el interior del buque de Acciona Trasmediterránea, que había zarpado desde el puerto de Algeciras (Cádiz) pasados unos minutos de las 19,00 horas de ayer.

“Al principio pensábamos que habíamos chocado con un barco más pequeño pero luego nos dimos cuenta que el mercante era tres veces más grande que el nuestro”, decía a Efe un joven que había vivido “una pesadilla”.

Mientras la Guardia Civil se afanaba en pedir a las personas que dejaran el paso libre para que continuaran saliendo los pasajeros, las autoridades de la ciudad, encabezadas por el delegado del Gobierno, Francisco Antonio González, transmitían sus ánimos a los protagonistas de la historia marítima.

“Han sido horas interminables”, manifestaba una mujer a la autoridad gubernativa mientras otros pasajeros destacaban las buenas atenciones recibidas a bordo del barco así como la calma de la practica totalidad del pasaje.

Con la noche totalmente cerrada en Ceuta, a lo lejos de la bocana del puerto ceutí se veía el buque mercante “New Glory”, el cual permanecerá fondeado en las inmediaciones del puerto a la espera de que se inicie la investigación para revelar las causas del accidente. “No ha pasado nada para el hueco tan grande que trae el barco”, decía un integrante de la Autoridad Portuaria al tiempo que no paraba de mirar el agujero que la embestida del mercante había provocado en el buque de alta velocidad “Milenium II”. La totalidad del pasaje abandonaba el buque alrededor de las 04,15 horas de la madrugada. En el atraque el barco mostraba las interioridades de su bodega debido al agujero que en el costado le había producido la embestida. En declaraciones a los periodistas en el puerto ceutí, tras desembarcar los 184 pasajeros, Francisco Antonio González, ha declarado que: “estamos de suerte porque ha sido todo muy tranquilo para el grave problema que se podía haber causado debido al impacto”. El delegado del Gobierno ha valorado el “comportamiento ejemplar” del pasaje “a pesar de la espectacularidad” del accidente sufrido en aguas del Estrecho. Francisco Antonio González ha resaltado que ha estado “permanentemente” informado de todo lo que sucedía dentro del barco debido a que en el mismo viajaban un guardia civil, un policía nacional y un médico del 061 que han mantenido una conversación constante con las autoridades marítimas ceutíes. Por su parte, el capitán marítimo de Ceuta, Jesús Fernández Lera, ha asegurado que el próximo lunes está previsto que se inicie la investigación para esclarecer las causas del accidente y aplicar las pertinentes medidas. Jesús Fernández Lera ha indicado que se desplazarán a la ciudad varios técnicos de la Comisión Nacional de Investigación de Accidentes Marítimos para recabar todos los datos pertinentes del suceso. El barco “Milenium II” ha hecho su entrada en el puerto de Ceuta a las 03,15 horas de la madrugada después de haber sido embestido a las 19,50 horas de la tarde de ayer por el buque mercante “New Glory”, con bandera de Malta. La colisión ha producido varias crisis de ansiedad así como ataques de nervios entre los pasajeros, algunos de ellos visiblemente afectados al llegar al puerto ceutí. Una colisión marítima que sólo ha dejado dos heridos, uno con fractura de una pierna y una mujer con unas molestias en la muñeca. “Ha sido un milagro”. Viendo el estado del barco no cabe duda que esta última frase es la mejor para resumir el incidente.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.