ARCA concederá sus premios positivos y negativos de 2011

Durando el mes de enero, ARCA acostumbra a hacer un repaso de las acciones a favor y en contra del Patrimonio Histórico ocurridas en Mallorca durante el año finalizado.

El premio ARCA por protección al Patrimonio simboliza la alabanza a las acciones privadas o públicas a favor de la preservación del Patrimonio.

Al contrario, el premio ARCA por agresión al Patrimonio simboliza el rechazo a aquellas iniciativas que han destruido o amenazado el Patrimonio Histórico.

Las candidaturas de esta edición son las siguientes:

CANDIDATURAS Al PREMIO ARCA POR PROTECCIÓN Al PATRIMONIO

– RTV Mallorca por su vocación cultural, plural y abierta. Durante los últimos años, tanto TV Mallorca con los Servicios Informativos y de Programas, como ONA Mallorca han acercado la cultura y el patrimonio a la ciudadanía de nuestra isla, dejando un archivo audiovisual de gran valor patrimonial para nuestra comunidad.

– Sociedad Balear de Matemáticas por su tarea científica, divulgativa y de acercamiento al patrimonio histórico de Mallorca. Gracias a sus conocimientos hemos podido tener más información del efecto asombroso que provoca la luz solar cuando entra por los rosetones de la Seu.

– Amigos del Campamento de los Soldados (Artà) por el trabajo llevado a cabo por este grupo de estudiosos doblemente interesante, primero al ser un proyecto de voluntariado y totalmente altruista, y segundo porque intenta dar respuestas a unos años, donde todo fueron interrogantes y así recuperar la memoria histórica de nuestro pueblo.

CANDIDATURAS Al PREMIO ARCA POR AGRESIÓN Al PATRIMONIO

– La destrucción del edificio de Santa Catalina situado en la avenida de Argentina, 31. Símbolo del desprecio por el patrimonio de este barrio histórico. Señalamos como responsables directos además de otros muchos al anterior y al actual responsables de urbanismo de Palma: Yolanda Garví y Jesús Valls.

– La destrucción de la locomotora Brown Boveri por la empresa Ferrocarril de Sóller. Elemento del patrimonio industrial de (1928). Sólo había siete ejemplares como este en el resto del mundo. Es una lástima, porque esta empresa había actuado con gran respeto hacia el patrimonio cultural.

– Bartomeu Cursach por el mal estado de conservación que presenta la posesión de Son Cabrer, bien catalogado y que la ley obliga al propietario a conservar.

COMPARTIR

2 Comentarios

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.