Tófol Castanyer se ha propuesto recuperar el título de campeón mundial

El corredor de montaña Tòfol Castanyer estuvo a finales de enero en las instalaciones de The FootBed Company para someterse a las pruebas de sus profesionales para encontrar sus puntos débiles y adaptar su calzado con plantillas esculpidas en 3D. Su objetivo es ambicioso: quiere mejorar su comodidad en la carrera montaña arriba y evitar las lesiones que el año pasado le supusieron perder el título de campeón del mundo.

Según su preparador físico del deportista, Dani Salas, el entrenamiento ordinario supone correr 120 kilómetros por semana, aunque en picos previos a las competiciones alcanza con facilidad los 180. Para su preparación física se sirve del mejor campo de entrenamiento, las montañas de Sóller, su lugar de residencia, y en las instalaciones de s’Aigua Blava unas cinco veces por semana. En épocas de competición, además, recurre al acondicionamiento diario en dobles sesiones.

Castanyer comienza ahora la preparación de cara al inicio de temporada de carreras de montaña. Este año está decidido ha recuperar el título de Campeón del Mundo que ganó en 2010 y que perdió en 2011 por culpa de las lesiones.

Tòfol Castanyer trajo al estudio “una plantilla hecha a mano por un podólogo”, según su entrenador, cuya extrema dureza le suponía dolores en la planta del pie y la pérdida de sensibilidad ante el terreno. “Necesito notar y saber donde están las piedras del camino”, repetía Castanyer. Mientras tanto, su preparador aseguraba que el solleric “es como un corredor de Fórmula 1 que necesita un coche adaptado a él y a sus necesidades”.

Conocido como uno de los mejores deportistas del mundo en su dura especialidad, la principal preocupación de Tòfol Castanyer y su entrenador es evitar el desplazamiento del pie dentro de la zapatilla. Un detalle que, aunque parezca nimio, puede suponer una mejora de sus resultados frente a sus competidores directos, que sí se dedican profesionalmente al 100 por cien a las carreras de montaña.

“Esta colaboración con The FootBed Company se hace poniendo los ojos en el calendario de competición, con pruebas más largas. Buscamos todos los condicionantes para encontrarme mejor. Las plantillas de The FootBed Company me ayudarán en la amortiguación”, afirmó el deportista, que añadió que “la zapatilla es muy importante. Todo es importante para mejorar el resultado”.

Tras mostrar una forma física envidiable y un entrenamiento exhaustivo, Tófol Caldentey ha pasado a analizar todas sus herramientas de trabajo. “Para esta temporada tengo una docena de zapatillas con sus plantillas, que vienen a ser las ruedas de la Fórmula 1 sus ruedas”, explicó. Muy exigente con su calzado, reclama “sensibilidad en la planta. Hasta he pensado en tunear las zapatillas porque no me encontraba cómodo. En una carrera muy concreta tuve que subir 4.100 metros con escalones, así que para la bajada necesito amortiguación”. Al final no reconvirtió sus zapatillas, pero se quedó con las ganas de obtener una ‘pisada a medida’ que ahora obtendrá con las plantillas esculpidas en 3D de The FootBed Company.

“Si no llevas un calzado adecuado te puedes lesionar”, advierte Castanyer, que recuerda que “en la carrera del Teix, a media bajada, la plantilla que llevaba entonces se me desplazó hacia la punta del zapato. Tuve que pararme para colocármela”, lo que le supuso perder segundos de ventaja frente a sus competidores.

Castanyer sabe que no es un deportista al uso y reconoce que es posible que ese sea el secreto de su éxito. Frente a sus más directos competidores y sus compañeros del equipo Salomon, él no cuenta con dedicación al 100 por cien. “Por las mañanas trabajo en mi tienda. Cierro a mediodía y subo a la montaña de Sóller para entrenar de una a cuatro de la tarde. Bajo, vuelvo al trabajo y al cerrar el establecimiento me encargo de mi familia”, relata. Sus compañeros, en cambio, “no hacen nada más que entrenar y descansar”.

Tófol Caldentey lleva más de siete años en las carreras de montaña, cumpliendo las mejores marcas pese a su sacrificado entrenamiento. A sus 39 años, de los cuales la mitad los ha dedicado al deporte, ni sueña con retirarse. Su objetivo este año es recuperar, de nuevo, el título mundial.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.