PIMEM advierte que la próxima apertura de una gran superficie comercial agravará la crisis de los comercios de electrodomésticos

El sector del pequeño comercio de electrodomésticos y pequeñas y medianas cadenas ha visto desparecer en los últimos 3 años en Mallorca unas 200 tiendas, un porcentaje que ronda el 20%.

“Si la crisis nos ha afectado como a la mayoría de sectores, en estos momentos la apertura de una gran cadena extranjera, prevista para abril, será la puntilla para que cierren otros tantos”, lamenta el presidente de la Asociación de Comerciantes de Electrodomésticos de PIMEM, Tomás Garrido. “Los ingresos en nuestro sector, en 3 años, han bajado a la mitad”. Dice que el sector se muestra muy preocupados por la poca sensibilidad y sensatez de los políticos, que permiten la instalación de grandes superficies comerciales y abocando al cierre al pequeño comercio de proximidad.

“La instalación de grandes superficies tiene un efecto perverso y engañoso. Alardean de que se crearán puestos de trabajo, pero ocultan o no quieren ver, los que se pierden y perderán por el cierre de los pequeños comercios, son bastantes más”, dice Garrido.

El presidente de Electrodomésticos de PIMEM añade otro dato para la reflexión, la paulatina desaparición del comercio de proximidad, y la bajada de ingresos para las administraciones. “Los autónomos y pequeños empresarios contribuimos a mantener esta comunidad con nuestros impuestos. Los políticos se llenan la boca cuando hablan de ayudar a las pequeñas y medianas empresas, que son las que apuestan por la economía productiva, la que genera riqueza y crea puestos de trabajo en su propio país, pero a la hora de la verdad, benefician a las grandes empresas de fuera” dice Garrido. “Se aprueban leyes desde Europa, como la Bolkestein, que propician la destrucción del tejido productivo local. Los grandes fabricantes y corporaciones fomentan la desaparición de los pequeños negocios para acabar con la competencia, y cuando ésta queda limitada a unos pocos y grandes, vemos como los precios se equiparan al alza. Esto no beneficia a la ciudadanía, todo lo contrario”. Señala que esta gran superficie que abrirá cadenas suele ofrecer un 20% de productos a precios más bajos, pero que el resto están más caros que en los pequeños comercios del ramo.

Garrido añade, junto al cierre de comercios y perdida de puestos de trabajo que acarreará esta nueva gran superficie, un problema de movilidad. “No cuenta con parking suficiente, y provocará atascos y problemas que deberá solucionar nuestro ayuntamiento”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.