Administraciones, empresas y agentes sociales piden un mayor reconocimiento en la UE de los problemas de la insularidad

Representantes de la Administración local y diversos agentes empresariales, económicos y sociales de Mallorca instaron a la Unión Europea a otorgar un mayor reconocimiento de los problemas que conlleva la insularidad, por el perjuicio que ello genera en el desarrollo económico y social de los habitantes de los territorios insulares comunitarios.

En el marco de la audiencia pública sobre los problemas específicos de las islas organizada hoy por el Comité Económico y Social Europeo (CESE) y la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Mallorca, en colaboración con el Govern balear, expertos de diversos ámbitos coincidieron en señalar diversos ámbitos en los que la insularidad supone un hecho diferencial del resto de territorios de la UE, que en muchas ocasiones va en perjuicio de las islas.

Así, entre las cuestiones abordadas destacaron los problemas de competitividad que genera el sobrecoste que sufre el transporte de mercancías entre las islas y los territorios continentales, lo que lastra la competitividad de los productos insulares. Ello tiene una incidencia notable en los sectores primario y secundario, que ven cómo sus productos o manufacturas pierden posiciones frente a los generados o elaborados por terceros países, quedando así relegados respecto a un sector típicamente insular como es el turismo.

Respecto a este último, la mayoría de ponentes apuntaron la importancia que tiene para las economías de la isla, pero también en la necesidad de lograr una diversificación para no depender de un sector que aunque aporta muchos beneficios, como el desarrollo de las infraestructuras locales, cuenta con otros aspectos negativos como la sensibilidad a acontecimientos ajenos a su control como por ejemplo los desastres naturales.

Entre los aspectos negativos de las economías basadas en el turismo, varios de los ponentes, sobre todo los representantes de los sindicatos UGT y CC.OO., apuntaron la alta estacionalidad, y por tanto precariedad, del mercado de trabajo en las islas, lo que supone un perjuicio para la economía local por la precariedad que genera y el hecho de que haya varios meses del año en los que la actividad queda en suspenso, causando a su vez una brecha en la cohesión entre los territorios de la UE.

Por ello, coincidieron en subrayar la necesidad de una mayor diversificación de las economías insulares, que les dote de un carácter sostenible del que en ocasiones adolece.

Para evitar esta situación, varios de los ponentes apostaron por una mayor inversión en I+D+i, que genere nuevas fuentes de empleo y evite también otro de los lastres para las economías insulares como es la fuga a otros países de personas dotadas de buena preparación pero que no encuentran salidas profesionales en sus lugares de origen.

Otra de las cuestiones abordadas por los participantes fue el reto en materia energética al que se enfrentan las islas, que sufren también en este caso un sobrecoste, lo que incide tanto en los habitantes como en las empresas de las islas. Ante esta situación, varios de los ponentes apostaron por las energías renovables combinadas con sistemas de almacenamiento energético, así como por una mejor interconexión energética en el seno de la UE.

En resumen, a juicio de varios de los participantes en el acto la Unión Europea dio un paso adelante en el reconocimiento de las especificidades de las islas incluyendo en su Tratado, en concreto en el artículo 174, la necesidad de prestar una “atención particular” a estos territorios, que suponen el 4% de la población de la UE con 21 millones de residentes en ellos.

Pero apuntaron que estas medidas no son suficientes para lograr una auténtica cohesión entre todos los territorios comunitarios, en los que una parte de su población, por motivos estrictamente geográficos, sufren una cierta discriminación respecto al resto, por lo que instaron a la UE a prestar una mayor atención a las islas comunitarias en todos los aspectos que les afecten tanto en los ámbitos económico como social.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.