La OCB pide a los diputados del PP que voten en conciencia la Ley de Función Pública

La junta directiva de la Obra Cultural Balear ha hecho una valoración de la manifestación por la lengua del pasado domingo. Jaume Mateu ha empezado con un agradecimiento “a todos los asistentes a la manifestación, a las entidades que apoyaron, a las personas que se movilizaron durante las semanas previas en todo los pueblos de Mallorca, a las que participaron en la manifestación de Barcelona y a las que, a pesar de no poder asistir por diferentes motivos, estaban presentes en espíritu”. Mateu ha señalado que la participación en la marcha sólo se puede calificar de histórica. El presidente ha remarcado que “una manifestación así sólo es posible cuando se tiene una mayoría detrás, en representación de una mayoría social”.

Por su parte, Josep de Luis ha afirmado que “el escenario que el Govern intenta dibujar desde ayer, que aquí no ha pasado nada y que continuarán la misma política lingüística, es inexistente, y habrá un antes y un después en materia de movilizaciones a favor de la lengua. Estamos seguros que tendrán que escuchar y rectificar el camino iniciado. Hacemos un llamamiento a todo el mundo, a los que participaron en la manifestación y a los que no lo pudieron hacer, a continuar haciendo piña a favor de los objetivos de la marcha”. De Luis ha afirmado que la entidad se compromete, por su parte, a preservar los elementos comunes y la transversalidad política y social que presidieron la convocatoria de domingo. De Luis ha reiterado que su éxito no hubiera sido posible sin un apoyo social masivo.

Carme Sánchez, también portavoz de Jóves de Mallorca per la Llengua, una de las entidades convocantes, ha señalado que “la movilización social continuará si los ataques del Govern a la lengua no paran y el ejecutivo no rectifica sus agresiones a los derechos lingüísticos”. Sánchez ha recordado que a partir de ahora la responsabilidad recaerá en los diputados del Parlamento de las Islas Baleares que tienen que aprobar la ley, y les pidió que escuchen el clamor de la ciudadanía a la hora de tomar la decisión.

Por otro lado, Tomeu Martí ha agradecido la buena tarea hecha por las personas que han participado en la organización, ha insistido que ahora la responsabilidad es de los diputados, y ha apelado a su conciencia, haciendo especial énfasis en la figura de Pere Rotger, “una persona que”, ha recordado Martí, “tanto desde la alcaldía de Inca como desde la presidencia del Parlamento, ha demostrado una trayectoria intachable en relación a la lengua propia”. El coordinador ha recordado que, cuando Bauzá tuvo un supuesto lapsus antes de las pasadas elecciones y afirmó que derogaría la Ley de Normalización Lingüística, Rotger fue una de las personas que obligó el actual presidente a rectificar. Martí ha señalado que, “en coherencia, el presidente del Parlamento, no puede votar sí a este proyecto”. El coordinador ha recordado que “numerosos concejales y alcaldes del PP se han desmarcado de la dirección en materia de lengua, todo y las presiones que han recibido del mismo Bauzá en persona, que ha dedicado a esta cuestión, en unos momentos tan complicados como los actuales, unos esfuerzos dignos de mejor causa”.

Jaume Mateu ha afirmado que “si el presidente Bauzá, considera que la política lingüística es una cuestión de libertad, lo que tiene que hacer es dar libertad de voto a los diputados de su formación. Sino dejará claro que el argumento de la libertad es sólo una excusa para marginar nuestra lengua”. Mateu se ha mostrado convencido que la mayoría de representantes del PP, en cuanto que miembros de una institución que emana de un Estatuto de Autonomía que tiene como una de sus finalidades la recuperación lingüística, son partidarios del catalán. El presidente ha reiterado el compromiso en firme de la entidad de responder a todas las agresiones, si hace falta en los tribunales, y de mantener informada a la ciudadanía a través de su red territorial. También ha afirmado su intención de hacer llegar la denuncia a las instituciones internacionales (ya lo han hecho en el Parlamento Europeo, y el Pen Club lo trasladará a la ONU). Mateu ha recordado que el proyecto de ley de función pública que arrincona el catalán en la administración pública, se añade a los ataques a los medios de comunicación públicos (cierre de RTVM y castellanización de IB3) y en la escuela (proyecto de separar los alumnos por lengua). Tanto Matau cómo Martí han denunciado el clima de crispación creado en los centros educativos por la orden de retirada de los lazos, y han considerado la amenaza de dimisión de las direcciones como una manera de hacer frente por parte de unos profesionales despreciados y maltratados por el Govern.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.