Los policías causantes del atropello se habían ido de marcha hasta las 9 de la mañana

Los dos policías nacionales causantes del atropello mortal este domingo de una ciclista alemana en es Cap Blanc decidieron coger un coche oficial para volver a sus casas tras una noche de juerga por Palma.

Los dos agentes explicaron al juez que cuando el sábado acabaron su turno fueron a cenar a un restaurante del Paseo Marítimo y luego a beber copas a dos bares cercanos, tras lo que se dirigieron, sobre las seis de la mañana, a un local de Gomila.

Sobre las 9.00 horas se dispusieron a regresar a sus casas cercanas al lugar del atropello en la urbanización Puig d’en Ros, en Llucmajor. Decidieron coger un coche sin distintivos de la Jefatura Superior de Policía de Palma, ya que tenían las llaves porque habían salido de servicio la noche anterior.

Cuando circulaban por la carretera donde ocurrió el siniestro, un policía fuera de servicio vio desde su coche cómo el vehículo policial, de color gris, realizaba un adelantamiento en línea continua detrás de él, que adelantó a su vehículo y pasó luego a otros de forma temeraria, por lo que llamó para avisar del peligro.y se fijó en sus ocupantes.

El piloto era un hombre con pelo y que el copiloto estaba calvo, lo que coincide con el físico del agente y del inspector, respectivamente, y se fijó en que el último cabeceaba, así como en que el coche iba haciendo eses por la vía.

Cinco minutos después el testigo se encontró con el accidente sin que estuviera ya el coche que lo causó, y se paró para auxiliar a la ciclista herida, a la que practicó la reanimación cardiopulmonar.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.