Ramis defiende en el pleno del Congreso la ley que ampara al turismo frente a posibles fraudes inmobiliarios de uso vacacional

El Congreso ha aprobado hoy por unanimidad el Real Decreto Ley 8/2012 de contratos de aprovechamiento por turno de bienes de uso turístico, de adquisición de productos vacacionales de larga duración y de reventa e intercambio, publicado en el BOE el pasado 17 de marzo.

El diputado y también secretario general del Partido Popular en Baleares, Miquel Ramis, ha defendido hoy en lo que es su primera intervención ante el Plenario la ley, argumentando que “es evidente que vamos a dar nuestro soporte a dicha iniciativa legislativa, aunque lo hacemos asimismo por convicción porque pensamos que estamos defendiendo los intereses de la mayoría, es decir, de los ciudadanos, potenciales consumidores de bienes y servicios turísticos”. Afirmó que el decreto ley viene impuesto por la trasposición directiva europea que se remonta a 2008, y que dio pie por su incumplimiento -al haberse excedido el plazo para su aplicación por parte del anterior Ejecutivo en febrero de 2011- a la apertura de un expediente sancionador al Estado español, hecho que ha sido afeado por Ramis. Recordó que los antecedentes normativos de 1998 sobre derechos de aprovechamiento por turnos de bienes inmuebles de uso turístico y normas tributarias, “constituía de hecho la primera aproximación española a un fenómeno que ya en aquellos momentos operaba con fuerza en las costas españolas, la multipropiedad o time-sharing, y su indudable agresividad comercial e aquellos instantes”. Esta circunstancia limitó la regulación, “con mayor o menor acierto”, a una sola figura económica, la venta de uso de inmuebles por turnos, poniendo freno a esa agresividad comercial que estaba causando numerosos problemas en el ámbito jurídico, cuando no policial”.

Recalcó el diputado que pasados ya 14 años de estas disposiciones las figuras jurídicas no sólo se “han afinado”, sino que “se han suavizado”, lo que empujaba a la necesidad de trasponer la directiva a nuevos conceptos comerciales, a nuevos tiempos: “a regular además el uso de las figuras emergentes vacacionales, el uso por turnos de bienes, y no sólo inmuebles, rulottes, caravanas o embarcaciones, sino los nuevos productos de larga duración, como son clubes de vacaciones o de viajes”. Se persigue así crear un contexto donde el consumidor tenga una mayor información y envolverle en una seguridad jurídica hasta ahora inexistente. Ramis hizo hincapié en que con la directriz ahora aprobada “se protegen los intereses de consumidores y adquirientes, ampliando sus derechos y, en definitiva, nos equiparamos a los mercados de productos, bienes y servicios en el ámbito de la Unión Europea”.

El popular ha sido interrumpido varias veces con motivo de la exhibición de pancartas en apoyo a la huelga general, que la Presidencia ha obligado a retirar, ante lo que Ramis espetó: ” Señorías, aquí estamos, trabajando, que es como se levanta un país en crisis”.

Además, el diputado mallorquín destacó los cinco principales ejes en que se vertebra la ley: “Primero está el ámbito objetivo donde se propone la regulación, la reventa de estos productos turísticos y su intercambio. Segundo se regula el ámbito temporal, fijado anteriormente en exclusiva entre 3 y 50 años, y en esta propuesta se incluye todo aquello cuya duración sea superior a un año”. En tercer lugar Miquel Ramis elogió el tratamiento de desistimiento unilateral, esto es, a instancia únicamente del consumidor y sin otro requisito adicional a la manifestación resolutoria, reforzando esa libertad de mercado, e incluyendo en el contrato una agenda específica sobre este derecho. Los dos últimos apartados defendidos hacen referencia a la prohibición del pago de anticipos y a una normalización de la información a facilitar al consumidor.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.